Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de la Presidencia 2010 - 2014 - última actualización 7 de agosto de 2014
Presidencia de la República de Colombia
CO Colombia
Skip Navigation LinksPresidencia > Sala de Prensa > 2013 > Marzo > Declaración del Jefe de la Delegación del Gobierno Nacional para los diálogos en La Habana, Humberto de la Calle Lombana

Sistema Informativo del Gobierno

SIG

Declaración del Jefe de la Delegación del Gobierno Nacional para los diálogos en La Habana, Humberto de la Calle Lombana

La Habana, Cuba, 21 mar (SIG)."Hemos finalizado hoy un nuevo ciclo de conversaciones y, tal como lo informamos en el comunicado conjunto, continuamos avanzando en la construcción de acuerdos dentro del primer punto de la Agenda, aunque todavía hay pendientes varios desacuerdos. Nos volveremos a reunir a partir del próximo 2 de abril con la esperanza de finalizar en breve lapso la discusión de este punto y pasar al siguiente.

Dentro de las dificultades propias de temas tan complejos, el proceso de construcción del acuerdo marcha normalmente, aunque quisiéramos avanzar más rápido. Las conversaciones avanzan dentro de lo previsible, así la percepción de opinión pública sufra altibajos.

Quiero recordar algo que el Presidente Santos ha dicho ya en varias oportunidades: este es un Gobierno de resultados y las conversaciones de paz no escapan a este propósito. Ritmo, contenido y resultados son esenciales para el buen suceso de este proceso.

Para la delegación del Gobierno es claro que para alcanzar la paz en Colombia no solo se requiere la dejación de las armas por parte de las Farc y su incorporación a la vida democrática. Entre otras acciones, hay que impulsar unas transformaciones profundas en el campo, que es donde se ha desarrollado principalmente el conflicto, con el objetivo de crear las condiciones para el progreso y bienestar de nuestros campesinos.

Por eso hemos propuesto promover el acceso a la tierra de los campesinos que carecen de ella o la tienen de manera insuficiente, incentivar un mejor uso del suelo, cerrar la frontera agrícola en beneficio de las actuales y futuras generaciones y ejecutar programas de infraestructura, educación, salud y otros bienes públicos en el campo, a fin de lograr que el acceso a la tierra tenga carácter integral.

Se ha abierto un sano debate nacional sobre el tema de zonas campesinas. Hay que recordar primero que todo que esta figura ya existe en la ley. Bajo la orientación del Gobierno, buscamos en este punto una formulación que permita que esas zonas contribuyan aún más al desarrollo, mejoramiento y productividad de los campesinos más pobres.

Debemos reforzar el carácter de las zonas de reserva campesina como iniciativas que contribuyan a la paz, al desarrollo agrario, a la transformación estructural del campo y a la reconciliación.

Pero también somos claros en que las zonas de reserva campesina son vehículos integradores de la patria, no instrumentos de mayor división de nuestra sociedad rural. Como lo ha dicho el Ministro de Agricultura, no pueden estar dotadas de autonomía política e institucional, sino tener una presencia plena del Estado. La delegación del Gobierno tiene claro que una cosa son los resguardos indígenas y otra muy diferente las zonas de reserva campesinas.

A lo largo de estos días la delegación de las Farc ha hecho públicas varias propuestas. Quiero reiterar algo que ya hemos dicho. Las discusiones para buscar acuerdos con la guerrilla se circunscriben a los temas que están incorporados en la agenda del Acuerdo general para la terminación del conflicto. El Gobierno no va a abrir estos diálogos a materias nuevas.

Me refiero por ejemplo al tema propuesto por las Farc sobre "Desmilitarización de las zonas rurales". Este tema no forma parte de las conversaciones de La Habana ni el Gobierno lo va a discutir en la Mesa de Conversaciones. Por el contrario, el Presidente Santos ha dicho que no se va a desmilitarizar un centímetro de la geografía nacional. Tampoco se va a discutir la doctrina de nuestras Fuerzas Militares, ni la creación de un impuesto para las empresas minero-energéticas, ni las regalías o la renegociación de la deuda externa, entre otras cosas que mencionan las Farc y que no están en la Agenda. Solamente abordaremos, para buscar acuerdos, los puntos incluidos en la Agenda pactada en el Acuerdo General.

Finalmente quisiera resaltar algunas declaraciones que en el ámbito internacional se han hecho en los últimos días sobre este proceso de conversaciones. El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica, el Papa Francisco, en la conversación que tuvo con nuestra Canciller en el Vaticano, se interesó por el curso de las actuales conversaciones entre el Gobierno y las Farc. El Presidente venezolano, Nicolás Maduro, manifestó su disposición de "ponerse al servicio de la paz de Colombia". Y el Embajador de Estados Unidos en Colombia, dijo esta semana que su gobierno "apoya todo esfuerzo para negociar el fin del conflicto interno en Colombia."

Registramos que estas manifestaciones, alimentan e impulsan este proceso de conversaciones en busca de la paz".

 
Bookmark and Share