Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Presidencia de la República de Colombia
CO Colombia
Skip Navigation LinksPresidencia > Sala de Prensa > 2013 > Febrero > Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Noveno Encuentro de Dirigentes del Oriente Antioqueño

Sistema Informativo del Gobierno

SIG

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en el Noveno Encuentro de Dirigentes del Oriente Antioqueño

El Peñol, Antioquia, 23 feb (SIG). “Cómo me complace que este tipo de encuentros se realicen.

El solo título Encuentro de los Dirigentes de una región, esta región, en este caso es el Oriente Antioqueño, ya de por sí significa que hay institucionalidad, que hay la disposición de trabajar juntos de compartir visiones, de unirse y de encontrar proyectos comunes. Eso es fundamental para cualquier desarrollo, para cualquier progreso.

Por eso los felicito y por eso me complace muchísimo estar aquí poniendo mi granito de arena en este encuentro.

Quiero aprovechar esta oportunidad —porque sé que aquí este público es muy selecto, un público muy heterogéneo, muy comprometido— para explicarles a ustedes brevemente un poco el marco nacional que estamos haciendo en el Gobierno y cómo encaja el Oriente Antioqueño, cómo encaja Antioquia y el trabajo que hacen ustedes dentro de esta concepción de país que estamos promoviendo a lo largo y ancho de nuestro Gobierno.

Cuando me posesione como Presidente realice un discurso en donde hice una serie de compromisos, una serie de promesas, y tenía unos sueños unas aspiraciones como debe tener cualquier dirigente. Uno sueña con ciertos puertos de destino y hace lo posible para llegar a esos puertos de destino.

En el caso mío, yo dije desde un principio que yo quería un país más justo, un país con más justicia social, un país más moderno y un país más seguro. Y hemos venido trabajando con todo el equipo de Gobierno mañana, tarde y noche para lograr esos objetivos y creo que hemos avanzado muchísimo, hemos avanzado muchísimo y quiero explicarles por qué creo que estamos avanzando en la dirección correcta.

Política y programas sociales

Un país más justo requiere una política social muy agresiva y en ese orden de ideas hemos puesto en marcha toda una política social para todos los eslabones de la cadena de la vida.

Aquí se mencionó esa primera fase, la primera infancia, de cero a cinco años.

Trajimos un Premio Nobel, diseñamos toda una institucionalidad, le dimos un nombre, de Cero a Siempre, y le dimos muchísimos recursos y vamos cumpliendo las metas que nos habíamos propuesto.

El año pasado cerramos con algo más de 740,000 niños con atención integral en el compromiso De Cero a Siempre y esperamos terminar el Gobierno con una cobertura en un millón 200 mil niños.

Ahí se está haciendo un gran esfuerzo de muchas instituciones que están colaborando y cómo me satisface escuchar las palabras de la primera dama de San Rafael, Claudia Patricia. Me dice que está funcionando muy bien.

Inclusive los niños que me recibieron, me decía el Alcalde pertenecen al programa de Cero a Siempre.

¿Por qué es tan importante este programa? Lo dijimos desde el principio. Porque tal vez la inversión más rentable que puede hacer una sociedad es precisamente hacia sus niños y niñas entre los cero y los cinco años, porque es el momento donde comienzan a aprender a aprender.

Un niño o una niña bien alimentada, bien cuidada, con amor, bien dirigida, va a ser sin lugar a dudas un mejor o una mejor ciudadana. En cambio, si a ese niño o esa niña les falta una buena alimentación o no está bien cuidada o está siendo maltratada, esa persona va a ser una persona retrasada durante el resto de su vida, se va a quedar atrás.

Por eso es tan importante comenzar con el pie derecho. Y ahí tenemos una política muy agresiva que estamos cumpliendo y las metas inclusive las hemos superado.

Luego viene la parte de la educación básica y media. Ahí el año pasado hicimos un inmenso esfuerzo y decretamos la gratuidad total para todos los niños y niñas de Colombia que quieran asistir a un establecimiento educativo público del grado cero al grado once; las familias no tienen que pagar un solo centavo.

Esto es un paso importantísimo que está beneficiando a cerca de 8.6 millones de niños, es un paso social de gran envergadura y ahora estamos empeñados en mejorar la calidad de esa educación.

Aquí todos los municipios del Oriente Antioqueño están con el programa Todos a Aprender. Es un programa que diseñamos, nos lo copiamos en cierta forma de un programa que se adelantaba en Inglaterra, a través del cual a los docentes los capacitamos para que puedan enseñarles a sus pares, a los demás docentes, a dictar mejor las clases, a enseñar mejor, para ir mejorando la calidad de la educación.

Porque semejante esfuerzo para graduar un bachiller, si ese bachiller no tiene una buena calidad, pues el esfuerzo en cierta forma se ve perdido. Ahí hemos hecho un gran esfuerzo en esa etapa de la educación básica, la educación media.

Luego viene un gran desafío y es del bachillerato a la educación superior, a la capacitación técnica y tecnológica. Ahí hay un gran cuello de botella, son muchísimos los muchachos y las muchachas que se gradúan del colegio y tienen dificultades para continuar sus estudios, bien porque no hay cupo en las universidades, bien porque no tienen los recursos para poder financiar su educación superior.

Y es por esto que también hemos puesto en marcha unas políticas muy ambiciosas. Por ejemplo, las becas crédito con cero interés apenas llegamos al Gobierno decretamos que todos los muchachos y muchachas que tenían créditos con el Icetex, sobre todo de los estratos bajos, no tenían que pagar ningún interés real, cero interés real.

Y no sólo eso, sino que extendimos el plazo al crédito, condonamos el crédito de los buenos estudiantes. El solo hecho de graduarse, se le disminuye o se le perdona el 25 por ciento del crédito y solamente cuando tengan un empleo van a tener que pagar ese crédito con el Icetex.

Pero eso no es suficiente. A pesar de que hemos aumentado muchísimo la cobertura, porque muchas veces nos decían las mamás —por ejemplo de los programas de Familias en Acción—, nos decían Presidente, qué maravilla la educación gratuita. Eso es maravilloso, pero tengo dos problemas: no tengo plata suficiente para comprar los libros y el segundo problema, el niño se gradúa después de gran esfuerzo y no hay la posibilidad de mantenerlo durante el estudio; no tengo con qué pagarle el estudio o la capacitación.

Pues bien, esos dos reclamos de las madres de los muchachos y las muchachas que están más necesitados, que están en el programa de Familias en Acción, los hemos venido resolviendo. El primero entregando libros gratis. En el programa Todos a Aprender hemos distribuido 9 millones de textos escolares totalmente apropiados; lo más moderno en matemáticas, en ciencias y en lenguaje.

9 millones de textos para que los niños puedan tener esos libros que sus papás o sus mamás no tenían la plata para comprarlos.

Y en la parte de la educación superior, aparte de las becas crédito, es decir, del cero interés real, lanzamos este año desde el mes pasado el programa Jóvenes en Acción.

¿En qué consiste ese programa? En que todos los bachilleres que están el programa Familias en Acción pueden tener acceso a una capacitación totalmente gratis en el Sena en la especialidad que quieran y se les da un subsidio mensual de 200 mil pesos mensuales para que se puedan sostener durante esa capacitación.

Reducción del desempleo

Eso ha sido muy bien recibido y está en cierta forma resolviendo, no en su totalidad pero en buena parte, ese cuello de botella que es un problema a nivel nacional, no solamente en Colombia en el mundo entero, la tasa de desempleo entre los jóvenes de 18 a 24, 25 años es la tasa de desempleo más alta, muchas veces el doble y hasta el triple del promedio nacional.

Por eso enfocarnos en esa edad para darles oportunidad de seguir estudiando o de trabajar es bien importante.

Luego viene el ciclo del trabajo, que es lo que hay que hacer en ese ciclo, pues generar las condiciones para que se puedan crear más empleos, una buena economía, una macroeconomía estable, una serie de políticas que fomenten la creación de empleo.

Y ahí hemos logrado en estos 30, 31 meses de Gobierno llevamos creado más de 2 millones de puestos de trabajo. 2 millones.

Hemos vendió disminuyendo la tasa de desempleo mes tras mes, desde agosto de 2010. Con una sola excepción se han reducido todos los meses las tasas de desempleo. Es un gran desafío continuar con esa tendencia pero el resultado hasta ahora frente a lo que está sucediendo en el resto del mundo es un resultado realmente importante.

En todas partes —ustedes lo ven por la televisión—, en todas partes están desesperados que el desempleo. En España está llegando al 30, 40 por ciento; en Europa, en Estados Unidos, en todas partes, por la situación de la crisis financiera internacional la generación de empleo se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza.

Nosotros afortunadamente podemos decir que hemos creado más de 2 millones de empleos, que era la meta que nos habíamos propuesto para los 4 años. O sea, ya cumplimos esa meta en 30 meses.

Seguridad social del adulto mayor

Luego viene la etapa de la tercera edad del adulto mayor. Colombia es un país que protege muy poco a sus mayores; un porcentaje muy pequeño está pensionado y generalmente los pensionados son de los estratos más altos.

Y no hay nada más injusto y más doloroso que ver a los adultos mayores sin ningún tipo de ayuda.

En cualquier sociedad que tenga una mínima dosis de solidaridad, ayudar al adulto mayor es una obligación. En las sociedades asiáticas era obligación de la familia y en nuestras sociedades muchas de las familias se encargan de cuidar a los mayores, pero muchas no.

Y por eso el Estado tiene que intervenir y ahí hemos hecho un inmenso esfuerzo. Ya llevamos más de un millón de adultos mayores que están en el programa que lanzamos, que se llama el programa de los BEPS, que son las ayudas que les estamos dando a los adultos mayores y esperamos que de aquí al final del cuatrienio podamos tener una cobertura de 2,4 millones de adultos mayores.

Todo eso viene complementado con una serie de políticas focalizadas.

Red Unidos, ejemplo mundial

El Programa Red Unidos, que se ha convertido a nivel mundial en un ejemplo. Están mostrando el ejemplo de la Red Unidos en muchas partes del mundo como un ejemplo de innovación social, donde realmente se está haciendo una labor efectiva de sacar las familias, de graduarlas de la pobreza extrema.

Está el Programa de Familias en Acción, que lo hemos fortalecido. Ya tenemos los 2 millones 600 mil familias. Nos habíamos propuesto cumplir esa meta en cuatro años; ya la cumplimos hace dos meses. 2 millones 600 mil que además están recibiendo una ayuda mayor, no menor.

Se había dicho que el Gobierno iba a desmontar ese programa. Es todo lo contrario, lo hemos es fortalecido y la cobertura la hemos ampliado.

Viviendas gratuitas

Está el Programa de las Viviendas Gratis para los más pobres de los pobres, para la gente más necesitada; esa gente que nunca, nunca se había imaginado que iba a tener una casa, porque ni siquiera tenía la capacidad para abrir una cuenta bancaria.

Y como la política social del Gobierno era le damos un subsidio pero usted encárguese del resto, pues encárguese del resto y dejaba a todas esas familias sin la más mínima posibilidad de hacerse a una casa.

Pues bien, ese programa, ese programa que mucha gente dijo que no se iba a cumplir, de las 100 mil viviendas gratis, en los centros urbanos, se está cumpliendo como un relojito.

Ayer no más, aquí en Antioquia, en Medellín entregamos las primeras casas de 10 mil que vamos a entregar en Medellín a los más pobres de los pobres, y en todo Antioquia hay otras 6 mil casas que se están construyendo.

Hoy el Ministro (de Vivienda, Germán Vargas) estaba con el Gobernador (de Antioquia, Sergio Fajardo) cerrando los contratos. Contratos que además garantizan que esas casas se van a construir y se van a entregar. ¿Por qué? Porque no se le paga al constructor hasta que entregue la casa, y la casa en óptimas condiciones de buena calidad.

Y eso fue lo que hicimos ayer 155 casas. Y les entregamos el cheque ahí mismo. Casa entregada, casa pagada. Si no se entrega, no se paga.

O sea, atrás quedaron esos lo que llamaban proyectos siniestrados. Cuánta gente, miles de miles de familias en Colombia que les entregaron el subsidio, los ilusionaron con una casa y nunca pudieron hacerse a esa casa, porque no había la más mínima posibilidad.

Muchas veces se robaron la plata no solamente del Gobierno, sino también se robaron la plata de las propias familias que les cobraban por ingresar al sistema.

Eso ya es historia patria y por eso este programa va teniendo tan buen éxito.

Pero al margen de eso, hay un programa bien importante que no ha tenido la resonancia pero que tiene un efecto social inclusive mayor, porque la pobreza está más concentrada en el campo que en la ciudad, y son las 100 mil casas gratis que está entregando el Ministerio de Agricultura a través del Banco Agrario. El año pasado se entregaron 30 mil, este año se van a entregar 100 mil.

Acabamos en Santa Bárbara de hacer una entrega simbólica de 500 casas, que ya están construidas, entregadas. Y son casas dignas, casas buenas.

Y eso tiene un efecto social impresionante. Como dicen aquí en Antioquia, una casa no lo hace a uno rico pero la falta de una casa sí lo hace a uno pobre. Y por eso estamos entregándoles casa a la mayor cantidad de familias pobres en el país.

Reducción de la pobreza

Todo eso, toda esa política social es lo que nos va a permitir decir al final del Gobierno, entregamos un país más justo, con más justicia social. Un país con mejores indicadores sociales.

En el año 2011 sacamos un millón 200 mil personas de la pobreza y 674 mil de la pobreza extrema.

El año pasado, no me han entregado las cifras todavía, pero las cifras preliminares nos indican que algo parecido hemos logrado. Si eso se confirma, habremos logrado las metas de reducción de pobreza y de pobreza extrema que teníamos para los cuatro años en dos años y cuatro meses.

Es decir, que habremos bajado la pobreza extrema a un solo dígito y habremos bajado la pobreza a menos de 32 por ciento, que fueron los objetivos que nos propusimos al comienzo del Gobierno.

Eso va acompañado de una situación realmente importante, y es cerrar brechas, cerrar las brechas entre los más ricos y los más pobres, entre las regiones más ricas y las regiones más pobres.

Ya el año 2011, un coeficiente que usan los economistas, se denomina el coeficiente Gini, que mide el grado de desigualdad de un país; ya el año 2011 ese coeficiente aplicado a Colombia bajó en una proporción sin precedentes.

Y logramos repetir esa proporción el año pasado y este año, dejaremos —bendito sea Dios— de ser el país más desigual después de Haití en América Latina, uno de los siete países más desiguales del mundo entero.

Nos colocaremos más o menos en el promedio de América Latina, entre Chile y México. Y eso es un salto muy importante en ese objetivo de hacer de nuestro país un país más justo. Un país más moderno.

Esfuerzo en infraestructura

¿Qué es la modernidad? La modernidad es simplemente integrarse al mundo, ser competitivos. Por eso estamos haciendo un esfuerzo enorme en materia de infraestructura.

El país ha venido acumulando años tras año, década tras década, atrasos en materia de infraestructura, a tal punto que nos convertimos en uno de los países más atrasado en materia de infraestructura —ustedes lo sufren todos los días— por la calidad de las carreteras.

Y por eso desde el comienzo nos propusimos hacer un gran esfuerzo para poder por lo menos eliminar el atraso. Pero teníamos que hacerlo bien: creamos la institucionalidad requerida para hacer ese gran salto.

Luego conseguimos los recursos, luego pusimos en marcha una nueva cultura, una cultura de cómo se hacen las obras. Primero hay que estructurar los proyectos, planearlos bien, porque teníamos la costumbre de iniciar los proyectos y después estudiarlos. Por eso las obras se quedaban a medio hacer o resultaban cinco, seis o siete veces más caras de lo que inicialmente se había previsto.

Todo eso se ha venido haciendo. Todo eso se ha venido haciendo de forma tal que hoy podemos decir que ya están en marcha unos proyectos que van a cambiar totalmente la infraestructura del país, para bien, por supuesto, y nos va a permitir ser mucho más competitivo.

Voy a dar unas cifras solamente para que ustedes entiendan el orden de magnitudes. El país venía invirtiendo 3 billones de pesos en infraestructura al año, un promedio de 3 billones. Nosotros duplicamos y después triplicamos esa cifra. Pero lo interesante es que en los próximos doce meses se van a entregar concesiones y se van a aprobar proyectos públicos privados —es decir, donde el sector público y el sector privado se asocian para construir los proyectos— por cerca de 60 billones de pesos. Eso es pensar en grande.

Y por eso cuando me dijeron a mí de las famosas Autopistas de la Montaña, que hoy se llaman es Autopistas de la Prosperidad, no iban a costar un billón de pesos por cuenta del Gobierno Nacional, sino 10 billones, yo dije sí. Así cuesten 10 billones hacemos esas autopistas, porque eso lo necesita Antioquia y lo necesita el país. Y esas autopistas van marchando, van de acuerdo al cronograma. Tenemos un gran gerente en ese proyecto, el doctor Federico Restrepo.

Hoy estábamos en Santa Bárbara rindiendo cuentas sobre esas autopistas. Todo va de acuerdo al cronograma. Y de aquí al final del año van a estar todas esas concesiones adjudicadas, estructuradas, para que eso se comience a construir.

Y ya se comenzó con la primera fase, que es el mantenimiento de muchas de esas vías, que ya está hoy —ustedes lo ven—, lo están haciendo.

Pero el esfuerzo es enorme, la modernidad, la infraestructura.

Avance en tecnología

Lo mismo estamos haciendo con la tecnología. Nos propusimos al principio duplicar el número de hogares que estaban conectados al Internet, de 2,2 millones de hogares a 4,4.

Y vimos que podíamos hacer algo más agresivo, mucho más ambicioso, y nos pusimos a poner la vara bien alta. Y lo estamos logrando, en lugar de duplicarlo vamos multiplicarlo por cuatro. Vamos a conectar a todos los municipios del país, todos, con fibra óptica.

Ya llevamos un 60 por ciento de los municipios conectados y sin lugar a dudas, vamos a conectar a todos los municipios.

¿Para qué? Para que todos los ciudadanos, sobre todo los más necesitados, tengan acceso a la tecnología, para que todos los colegios puedan beneficiarse de la tecnología, para que los colegios más atrasados tengan la posibilidad de usar los tableros electrónicos y toda la tecnología para enseñarles mejor a los alumnos, porque la educación —y por eso me gusta tanto el lema del Gobernador, ‘Antioquia la más educada’—, la educación es fundamental para cualquier sociedad.

Si queremos cerrar esas brechas, tenemos que invertir mucho más en educación, sobre todo en la educación en los que más lo necesitan, lo más vulnerables. Y estamos haciendo un gran esfuerzo en ese sentido.

Por ejemplo, en las casas gratis, como son para los más pobres de los pobres, les exigimos a los contratistas todas las casas tienen que tener conexión de Internet. Y cada casa, cuando se le entreguen las llaves a la familia beneficiaria, se le va a entregar un bono, un subsidio por 300 mil pesos para que compre el mejor computador disponible. Entre otras cosas, computadores que se están ensamblando aquí, unos computadores que les van a permitir a todo sesos niños y a todas esas niñas conectarse al internet y tener el mismo acceso a la tecnología que tienen los niños del estrato seis en Medellín, en Bogotá, en Cali o en Barranquilla.

Eso es ir modernizando el país.

Modernización de las relaciones

Otro aspecto de la modernización del país tiene que ver con nuestras relaciones internacionales. Estamos viviendo en un mundo cada vez más globalizado, un mundo más interdependiente. Algo que sucede en la India afecta el Oriente Antioqueño; algo que sucede en la China afecta la Costa Caribe colombiana. El mundo se está achicando por la tecnología, por el transporte, por lo que uno quiera, por la globalización.

Entonces uno tiene que ser un jugador más proactivo en materia internacional. Y nos propusimos desde el primer día lograr ese objetivo.

Nosotros en cierta forma nos consideraban como la oveja negra de la región. Dijimos no señores, vamos es a asumir es un papel protagónico en la región y en el mundo.

Miren lo que está sucediendo: hicimos las paces y tenemos las mejores relaciones con todos los vecinos. Nos eligieron en Unasur, nos eligieron en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. En las últimas tres semanas fuimos a la Cumbre de América Latina y el Caribe con los países europeos; tuvimos 25 reuniones bilaterales, 23 de ellas fueron solicitadas por los países que querían acercarse a Colombia.

Y sin buscarlo, sin buscarlo, nos eligieron como Presidentes de la Comisión Económica y Social de Naciones Unidas, que es la instancia, después de la Asamblea General de Naciones Unidas. Sin buscarlo.

¿Eso qué quiere decir? Que nos van a abrir espacios para que nuestras políticas sociales, nuestras políticas en general, tengan eco, tengan más respaldo de la comunidad internacional.

Por eso es tan importante que las relaciones internacionales estén coordinadas, estén conjugando con nuestras políticas internas. Y eso también lo estamos logrando.

Seguridad

Un país más seguro. También lo estamos haciendo. No voy a extenderme en ese frente, lo que hemos venido haciendo-

Un país más seguro no solamente es seguridad frente a la guerrilla, a las Farc, al Eln; también es seguridad ciudadana. Que la persona que sale de su casa no la atraquen; que la persona que va a mandar sus niños al colegio los mande con tranquilidad, que no les van a hacer nada, que no los van a robar. Y estamos haciendo un gran esfuerzo en todos esos frentes.

Cómo me complace que el Secretario de Gobierno (de Antioquia, Santiago Londoño) comenzó su intervención diciendo la tasa de homicidios se ha bajado al nivel más bajo en muchísimo tiempo. Eso es lo que tenemos que hacer en todas las regiones del país, y lo estamos haciendo.

La tasa de secuestros la estamos bajando también. Estamos en una tasa de secuestros cada vez más baja.

Yo quiero decirle a doña María Isabel (Ceballos), yo me voy a apersonar de su caso.

Ayer tuve una experiencia realmente conmovedora. La Policía, el Gaula de la Policía, rescató una niña de 7 años que habían secuestrado en Yolombó el 20 de diciembre; la rescató y tuve la oportunidad de entregarle la niña a sus padres, a doña María Fernanda Echeverry.

Ustedes no se imaginan la emoción de esa mamá y ese papá otra vez abrazando a su niña, después de dos meses de secuestrada.

Yo sé su dolor. Y tenga la seguridad de que vamos a hacer lo que esté a nuestro alcance para que usted tenga esa misma felicidad con su hijo. Y la Policía ya se va a poner en eso.

La seguridad es la base de cualquier progreso, eso estamos conscientes. Por eso estamos trabajando en los diferentes frentes, con la Policía en las diferentes modalidades de delito. El Programa Corazón Verde, entrenando a los Policías en cada delito: microextorsión, que es diferente al delito informático, que es diferente al secuestro, que es diferente al hurto de motocicletas. Cada delito tiene una especialidad y lo estamos haciendo. La Policía está innovando todos los días.

Yo les he dicho a los generales, al general (José Roberto) León y a todos los generales de la Policía, innoven permanentemente, porque los delincuentes eso se los que hacen, también innovar todos los días; inventarse nuevas formas de delinquir. Y uno tiene que estar siempre a la vanguardia.

Entender el proceso de paz

Con las Farc y el Eln. Pues con las Farc, ustedes saben lo que está sucediendo.

Ahí vi unas declaraciones, señor Secretario, de su jefe, el Gobernador de Antioquia, diciendo que se requería más pedagogía frente al proceso de paz.

¿Qué le puedo decir yo? Este proceso está muy bien pensado, esto no fue algo que surgió de la noche a la mañana; está muy bien diseñado.

Nosotros nos propusimos unos objetivos e impusimos unas condiciones para que ustedes entiendan bien.

¿Cuáles eran esas condiciones? La más importante, que no podía haber ningún tipo de tregua de ninguna naturaleza hasta que llegáramos a los acuerdos, hasta que firmáramos.

No hay tregua militar. Las órdenes a nuestro Ejército, a nuestra Fuerza Aérea, a nuestra Infantería de Marina y a la Policía es sigan a la ofensiva con todo como si no existiera el proceso de paz.

Segundo, no hay tregua judicial. Sigue la justicia operando, seguimos capturando miembros de esas organizaciones y los seguimos judicializando. Y tampoco hay tregua verbal. Aquí seguimos como veníamos antes —no estamos cambiando nada— hasta que lleguemos a un acuerdo.

Yo dije desde un principio que esto iba a ser difícil.

Que la gente a veces no entiende.

—Pero están conversando pero al mismo tiempo se están dando bala.

Sí.

—Están conversando pero mire la guerrilla está atacando los pueblos.

Sí.

Pero las condiciones las impusimos nosotros desde un principio, porque sopesando la alternativa, es decir, diciéndoles sí a una tregua bilateral, el costo para el país si estas conversaciones fracasan sería demasiado alto.

¿Qué estoy haciendo yo? Minimizando los costos si esto fracasa. Yo espero que no fracase.

Y al final, cuando tengamos los acuerdos y finiquitemos este conflicto de sesenta años, ahí veremos los dividendos.

En el entretanto, la gente debe entender que estamos conversando en medio del conflicto, que eso es difícil, muchas veces contradictorio, pero esa es la ruta que escogimos deliberadamente, a propósito y esa es la ruta que continuaremos hasta una de dos: o logramos los acuerdos o llegamos a un punto donde nos convencimos de que esta gente no quiere llegar a acuerdos.

En este momento no tendré ningún problema en levantarme de la mesa y decir esto se acabó. Pero voy a hacer todos los esfuerzos posibles para que eso no suceda, porque imagínense ustedes a Colombia sin ese conflicto. Sin con conflicto hemos logrado, imagínense ustedes lo que significaría Colombia sin conflicto. Por eso voy a perseverar.

Y yo les agradezco mucho, que sé que esta mañana hicieron una manifestación de apoyo a estas conversaciones. Eso es importante, ese apoyo es necesario y les agradezco mucho.

Y ahí vamos a perseverar contra viento y marea. Yo fui marino y a mí me enseñaron a navegar y me enseñaron a que si uno tiene un puerto de destino, puede usar todos los vientos sean así favorables o desfavorables, para llegar a ese puerto de destino.

Yo voy a perseverar para que podamos llegar —ojalá— a ese puerto de destino y un país sin conflicto.

Importancia de Antioquia

Ahora bien, Antioquia, el Oriente Antioqueño. Antioquia, pues juega un papel fundamental, importantísimo en todo el esfuerzo que estamos haciendo. No solamente porque Antioquia tiene una característica muy particular, siempre como que está a la vanguardia de muchas iniciativas, a la vanguardia de muchos proyectos; en la innovación, Antioquia siempre, casi que naturalmente, está innovando.

Antioquia tiene —la historia lo ha demostrado— una iniciativa empresarial como ninguna otra región del país. Por eso Antioquia juega un papel tan importante.

Pero por eso mismo le estamos dando tanta importancia a Antioquia en materia de inversiones, tanta importancia a Antioquia en materia de programas, programas concretos.

El señor Presidente de la Cámara (Augusto Posada) mencionaba que yo mostré un cuadrito en Santa Bárbara y es muy indicativo, del amor que se tiene por Antioquia. Porque yo digo que en la política el amor se demuestra en el presupuesto.

Entonces en el presupuesto yo les mostraba este cuadrito que significa las inversiones en infraestructura de Antioquia y el resto de los departamentos.

Entonces, aquí está demostrado mi amor por Antioquia.

Hemos aumentado un 28 por ciento los recursos hacia Antioquia, sin incluir lo que viene ahora en las Autopistas de la Prosperidad.

Y por ejemplo, en la parte de las casas gratis, Antioquia es sin duda alguna el departamento que absorbe el mayor número de casas. Solamente en Medellín absorbe el 10 por ciento de toda la inversión, 10 por ciento de toda la inversión la absorbe Medellín.

Y en Antioquia hay 52 municipios beneficiados por esos proyectos. Y así sucesivamente, uno ve sector por sector, la participación de Antioquia es muy importante y así debe ser por la importancia que tiene Antioquia para el país, la importancia que tiene Antioquia en todo el proceso nuestro desarrollo.

Regalías, unidad y gobernabilidad

Antioquia se va a beneficiar y ya se está beneficiando enormemente con la reforma a las regalías. Aquí es otro aspecto bien importante que tenemos que resaltar. El trabajo que hemos hecho con el Congreso de la República, con los señores senadores y los señores representantes.

Esta unidad nacional nos ha permitido una gobernabilidad que está siendo señalada como un ejemplo en el mundo. Hemos logrado aprobar reformas constitucionales, reformas legales más de 100, más de 100 reformas de gran transcendencia. Por ejemplo, la Reforma a las Regalía, que precisamente busca cerrar las brechas, repartir esas regalías en una forma más justa, darle a las regiones más pobres alguna acción afirmativa.

Y regiones como Antioquia, que recibían relativamente pocas regalías, están recibiendo muchas más regalías.

En el año 2013 el presupuesto de inversión va aumentar 26 por ciento con respecto al año 2010: de 2,4 a 3,1 billones de pesos. Y los recursos de regalías tan solo en este año 2013, va a recibir casi el doble, 477 mil millones de pesos.

Ahora, dentro de las reformas que se aprobaron en el Congreso está todo lo que tiene que ver en el desarrollo por regiones. Y si uno estudia la historia del desarrollo del mundo, los países que se han desarrollado bien, se han desarrollado por regiones. Por eso este encuentro es tan importante como región.

Y los alcaldes del Oriente Antioqueño junto con el Gobernador, junto con el Gobierno Nacional, tenemos que sentarnos a diseñar esas políticas. Ya estamos en cierta forma sentados identificando las prioridades, cuáles son las inversiones más importantes. Y que todo el desarrollo del país, con el desarrollo de las regiones, esté en cierta forma coordinado, todos en un mismo sentido. Así es como se pueden lograr los objetivos de cualquier desarrollo mucho más rápido y con más eficacia.

Y por eso todos los proyectos que aquí se han estudiado, no solamente en vías, son proyectos de todo tipo, van a tener el respaldo del Gobierno Nacional en la medida en que podamos hacerlos jugar en forma compatible con los propósitos nacionales y con las inversiones que estamos haciendo a lo largo y ancho del país.

Eso es simplemente crear sinergias. Son muchos recursos que se están invirtiendo y que se pueden invertir con apalancamiento, es decir, se invierten con más rendimiento si se hacen de forma coordinada con el Gobierno Nacional, el gobierno departamental y los gobiernos municipales.

Yo he tomado muy atenta nota de todos los requisitos, que usted no los mencionó pero sé que los han mencionado durante el día, de los proyectos que están interesados como región. Y en esos hay muchos que podemos decir que sí de una vez; otros que tenemos que estudiar.

No me gusta comprometerme a lo que no pueda cumplir. Como usted dijo, Alcalde, yo trato de cumplir mi palabra. Aquí estoy cumpliendo mi palabra, pero sobre todo en los proyectos, cuando digo sí es porque se puede hacer. No me gusta decir sí hasta no tener la seguridad de que tengo los recursos y tengo la viabilidad jurídica.

Por ejemplo, el trayecto de la Autopista de Bogotá a Medellín —que además tuve el placer, como Ministro de Defensa, de abrir esa autopista 24 horas, estaba cerrada por cuestiones de seguridad—, tiene un trayecto que le falta, la doble calzada. Lo lógico es decirle al concesionario bueno, hágalo, y renegocio la concesión; eso es lo lógico.

Y si se puede lo hacemos. Lo que pasa es que nos hemos encontrado que la ley tiene unos límites. Que dice las concesiones pueden repotenciarse hasta cierto punto, de ahí para adelante no se puede. Si en este caso se puede, lo hacemos. Si no, hacemos una concesión. Pero ese problema lo vamos a resolver, tenga la seguridad.

Como esos hay muchos proyectos. Y sentémonos todos para poder priorizar, inclusive con los señores senadores y los representantes, los alcaldes. Esa es la forma cómo queremos trabajar. La inteligencia colectiva, que todos estén de acuerdo en las prioridades.

Hay muchas definiciones de gobernar: gobernar es comunicar, gobernar es ejecutar, gobernar también es priorizar. Porque no se puede hacer todo al mismo tiempo; hay que establecer prioridades. Y la mejor forma de priorizar es dialogando con las diferentes entidades, con los diferentes intereses. Cuando salen las decisiones de priorizar, todo el mundo está de acuerdo, todo el mundo apoya y las cosas salen mucho más fácil.

Por eso lo que les propongo, inclusive, los invito a Palacio y hacemos una reunión con los proyectos y priorizamos, si quieren ustedes.

Maratón de OCAD

Finalmente, usted, cuando quiera, los invitamos, sí. Miren, lo podemos hacer en 15 días.

No, miren. Les propongo lo siguiente: allá en Santa Bárbara estábamos hablando de lo que llaman los OCAD (Órganos Colegiados de Administración y Decisión); es la instancia que decide los proyectos que se van a financiar con regalías.

¿Por qué no aprovechamos? Y Planeación se inventó una palabra, los Ocadtones. Eso quiere decir que vamos a hacer varias reuniones de OCAD para aprobar muchos proyectos en un solo día e ir ganando tiempo.

Lo que podemos hacer es, así como les dije a los alcaldes del Suroriente Antioqueño, que hiciéramos un Ocadton, hagamos un Ocadton con los alcaldes del Oriente y matamos ahí dos pájaros de un tiro. Y lo hacemos pronto.

Tienen entonces que establecer rápidamente ustedes los proyectos que quieren priorizar, que sean aprobados en los OCAD; los proyectos de regalías. Porque buena parte de los proyectos pueden ser cofinanciados, parte regalías, parte el Gobierno Nacional. Pero para eso se requiere que los OCAD lo apruebe. Ahí se sienta el Gobernador, se sientan unos alcaldes y se sienta el Gobierno Nacional.

Hagamos esa priorización y nos ponemos todos de acuerdo, y después lo que hacemos es meterle el acelerador a la ejecución para ver esos proyectos ya palpables y concretos a la mayor brevedad posible.

Me dicen que mi agenda me lo permite para el 14 de marzo. Alcaldesa de San Carlos, la invito a Palacio, usted que me ha tenido allá en su municipio en dos oportunidades. Con mucho gusto.

Alcalde, usted me mencionó varias visiones aquí para El Peñol. No le voy a decir. Eso me dijeron que era lenguaje aquí local, es una forma de decir que no, pero no le voy a decir que no.

Usted me dice que está interesado en una camioneta de ataque rápido en la parte de bomberos. Cuente con eso. Un regalo mío al señor.

El proyecto que usted quiere, el alcantarillado de la segunda etapa del acueducto multiveredal Salto, Santa Inés, Primavera y Culebra; cumple todos los requisitos, cuente también con los recursos para que esas 500 familias… Que esté bien estructurado y lo hacemos. Entonces si está bien estructurado cuente con esos recursos.

El coliseo. Necesito ver cuánto vale. Hay que hacer el proyecto. Por eso hay que estructurar los proyectos. Usted me lo presente y este coliseo pues ya tiene historia y aquí le hacemos, me autoincluyo en este proyecto. Entonces, veamos a ver cuánto cuesta y con mucho gusto.

Impulso al deporte

Otro de los elementos de la modernización del país, en la que estamos empeñados el doctor Andres Botero (Director de Coldeportes) y yo, es en darle más y más importancia al deporte. El deporte como complemento a la educación, el deporte como forma de incentivar los principios, el espíritu deportivo, el trabajo en equipo, el saber ganar, el saber perder; como actividad alternativa para los jóvenes. Que en lugar de estar consumiendo drogas estén haciendo deporte.

Entonces por eso estamos empeñados en promover el deporte. Por eso lanzamos un plan maravilloso que se llama Supérate, que ha tenido un éxito impresionante. En un año lleva más de 950 mil participantes. Vamos a duplicarlo este año; todos los colegios, todos los barrios. Estamos entregando muchos premios. Pero también estamos fomentando los complejos deportivos.

Aquí se está haciendo una inversión bien importante, 500 millones y en Guatapé, senador, otros 500 millones para promover las canchas deportivas. Una cancha sintética que se va hacer aquí, ¿no es cierto? ¿Qué es, Andrés?

Aquí se va hacer un mejoramiento en la infraestructura deportiva y en Guatapé la cancha sintética.

Pero además estamos haciendo toda la fuerza para que Medellín se convierta en la sede ni más ni menos que de los Olímpicos Juveniles año 2018.

Las subsedes, porque eso generalmente hay, subsedes. Eso genera todo un proceso de mejoramiento del deporte.

Ejemplo de Mariana Pajón

Miren lo que paso con nuestros participantes en las Olimpiadas. Esta muy querida y maravillosa antioqueña Mariana Pajon, es una verdadera reliquia, es un ejemplo esa niña, la forma como ganó y la forma como ha administrado ese triunfo. Es un ejemplo para todos nosotros de una persona con carácter, con generosidad.

Es lo que queremos, que todos sean deportistas como esa niña y que tengan los mismos principios y que tengan la misma actitud frente a la vida.

La Selección de Fútbol

Ahí estamos, ya me da pena a mí a veces encontrarme con mis colegas latinoamericanos. Cuando voy a Chile me toca darle el pésame al Presidente de Chile por el resultado del partido con Chile; al presidente de Uruguay me tocó decirle que sentía mucho los 4 goles. Son los problemas de promover un buen deporte. Pero eso es algo muy importante para el país.

Y Antioquia tiene algo muy especial también en el deporte. Ustedes han participado siempre en todas la competencias, siempre tienen un desempeño maravilloso. Eso hay que cuidarlo y hay que incentivarlo todos los días.

Y cuenten con el apoyo absoluto del Gobierno Nacional para eso, porque si hay algo importante para una sociedad es estimular su deporte.

No soy —tengo que confesarlo—, no soy ni hincha de Nacional ni hincha de Medellín. Soy hincha de todos los equipos. A mí me dijeron que lo políticamente correcto es ser hincha de todos los equipos.

Pero de la Selección Colombia que vamos bien ¿no? Y ya el 22 de marzo comenzamos otra vez los juegos.

Yo cometí la irresponsabilidad —eso fue un acto de populismo—, en la campaña dije: y prometo que vamos a Brasil y clasificamos en Brasil, como si eso dependiera de mí.

Pero el profesor Pekerman me dijo que no me iba hacer quedar mal. Y creo que como vamos, vamos bien.

Las primeras damas, claro.

Además le acepto la invitación. Mi señora estará encantada de atenderlas allá en Palacio. Le voy a contar lo hoy sucedió. Ella, como, yo tenemos las lágrimas flojas. Entonces sé que va a llorar de la emoción por lo que le voy a contar y cuenten con la invitación a Palacio, las primeras damas, por supuesto.

Yo creo que me he extendido un poco más de la cuenta, pero quería aprovechar esta reunión maravillosa para explicarles un poco lo que vamos haciendo en el Gobierno.

El país va por buen camino, el país va bien enrutado. Con dificultades, por supuesto; la vida está llena de obstáculos, de dificultades, pero dificultades que las vamos superando; dificultades que vamos venciendo.

Y lo que yo sí quiero pedirles a todos, la unión. Unidos, un país unido es un país que logra grandes cosas. Un país dividido, un país lleno de odios, un país lleno de rencores, es un país que se estanca.

Fíjense lo que está pasando en el mundo. Los países polarizados están estancados, los países unidos están progresando. Por eso la palabra para mí unión es tan importante. Unidad, la unidad nacional, es muy importante. Inclusive con los que nos hemos dado bala durante 60 años, ojalá nos podamos reconciliar.

Porque unidos vamos a llegar mucho más lejos y con la ayuda de ustedes aquí en Antioquia también.

Muchas gracias”.

 
Bookmark and Share