Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Presidencia de la República de Colombia
CO Colombia
Skip Navigation LinksPresidencia > Sala de Prensa > 2013 > Febrero > Declaración de Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno para los Diálogos de Paz

Sistema Informativo del Gobierno

SIG

Declaración de Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno para los Diálogos de Paz

La Habana, Cuba, 10 feb (SIG). “Terminamos hoy un nuevo ciclo de conversaciones. Avanzamos sobre la base de aproximaciones en temas concretos del primer punto de la agenda, denominado política de desarrollo agrario integral y algunos de los temas específicos incluidos dentro de éste, como acceso de la tierra y formalización de la propiedad, entre otros.

Continuaremos las conversaciones el próximo lunes 18 de febrero con la expectativa de continuar avanzando.

Durante la próxima semana desarrollaremos actividad intensa dentro del Gobierno, con los gremios, con sectores interesados y, como es obvio, con el Presidente y los Ministros para continuar concretando nuestros puntos de vista.

Debo recordar en todo caso que los acuerdos a los que finalmente lleguemos son integrales y siempre tenemos en mente el principio de que nada está acordado hasta que todo esté acordado.

Mediante el diálogo directo, buscamos lograr acuerdos para ponerle fin al conflicto, teniendo en cuenta los seis puntos de la agenda, los cuales, a su vez, solo se pondrán en marcha como un solo cuerpo cuando, con las debidas garantías, las Farc hayan dejado las armas y se hayan reintegrado a la vida civil.

En ese momento se inicia la fase final del proceso, para la construcción de una paz estable y duradera con las Farc ya convertidas en una organización legal.

Esto es importante recordarlo porque a lo largo de estos días, las Farc han hecho públicas varias propuestas sobre temas diversos del acontecer nacional.

Al respecto quiero decir lo siguiente: una cosa es lo que las Farc dicen en público como parte de su plataforma, que tendrán ocasión de defender en democracia si se reintegran a la vida civil. Y otra cosa es lo que se habla en la Mesa. Nos acogemos estrictamente a la agenda pactada en el Acuerdo General y no vamos a abrir la agenda de conversaciones a temas nuevos planteados por las Farc en su plataforma.

Algunas de las propuestas de la guerrilla, como por ejemplo, el tema minero energético o la idea de frenar la construcción de megaproyectos para la generación de energía eléctrica, sencillamente no forman parte de las discusiones de la Mesa.

No estamos aquí para hablar de lo divino y lo humano. Hay un derrotero claro de los temas motivo de estos diálogos y no vamos a desviarnos. Y esperamos que las Farc cumplan lo pactado en el Acuerdo General que es el marco de referencia para las discusiones de la Mesa de Conversaciones.

Hay una posibilidad de paz que estamos construyendo a través de un diálogo que tiene plazos, agenda y mecanismos de participación de la sociedad. Un diálogo ordenado y serio que deja a salvo el cumplimiento de los deberes del Estado, basado en la premisa de que el Gobierno tiene la obligación moral de buscar un entendimiento si en la guerrilla hay verdadera voluntad de avanzar hacia la terminación del conflicto.

Y mientras ello ocurre, ni un solo día el Gobierno ha dejado de cumplir sus responsabilidades de perseguir el crimen y la ilegalidad en todo el territorio nacional. El Gobierno no ha dejado de cumplir con su deber en materia de seguridad y orden público.

Sabemos los problemas y desafíos a los que nos enfrentamos. Desde el comienzo dijimos que este sería un camino difícil por estar dialogando en medio del conflicto. Aquí estamos con la certeza de no estar desviándonos de las responsabilidades que nos ha fijado el Presidente en nombre de los colombianos.

Esperamos que las Farc pongan en libertad a los policías y el soldado secuestrados y que lo hagan mediante un procedimiento ágil. Una vez más rechazamos en forma vehementemente el secuestro. Cada acto como este, atenta directamente contra el proceso de paz.

Con razón, los colombianos se indignan cuando hay secuestros y ocurren muertes y ataques. A todos nos duelen. De ahí la necesidad de avanzar con celeridad en estas conversaciones que tienen precisamente como objetivo ponerle fin al conflicto.

Y quiero recordar también que uno de los puntos centrales de la agenda de conversaciones es el de las víctimas. El Gobierno lo toma muy en serio y no concebimos un acuerdo para la terminación del conflicto, sin que la guerrilla les ponga la cara a sus víctimas. Llegado el momento, propondremos fórmulas y mecanismos para que ello ocurra.

Y hablemos del ritmo, el ritmo ha mejorado, pero este hay que mantenerlo y preservarlo. Mientras nos mantengamos en la discusión de la agenda pactada, estas conversaciones pueden avanzar a buen ritmo; al ritmo necesario para concretar los acuerdos que nos permitan ponerle fin al conflicto.”

 
Bookmark and Share