Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de la Presidencia 2010 - 2014 - última actualización 7 de agosto de 2014
Presidencia de la República de Colombia
CO Colombia
Skip Navigation LinksPresidencia > Sala de Prensa > 2012 > Octubre > Rueda de prensa luego de la instalación de la segunda fase del proceso de conversaciones entre el Gobierno Nacional y las Farc

Sistema Informativo del Gobierno

SIG

Rueda de prensa luego de la instalación de la segunda fase del proceso de conversaciones entre el Gobierno Nacional y las Farc

Hurdal, Noruega, 18 oct (SIG). El siguiente es el texto de la rueda de prensa ofrecida por el Jefe de la delegación del Gobierno Nacional en las conversaciones con las Farc, Humberto de la Calle, luego de la instalación de la segunda fase del proceso:

Pregunta de Edwin Gutiérrez de Noticias RCN : La pregunta para el doctor Humberto de la Calle. Mientras hacía su intervención el Jefe de la delegación de la guerrilla de las Farc, 'Iván Márquez', uno de los integrantes —Marco León Calarcá- se retiró de su sitio y colocó en el nombre que lleva adelante, en la mesa, el de 'Simón Trinidad', como símbolo de que ellos insisten en que quieren la presencia física de 'Simón Trinidad'.

Y eso fue reforzado —esa parte simbólica- con el discurso de 'Iván Márquez' pidiendo a la justicia de los Estados Unidos, al Gobierno de los Estados Unidos, que 'Simón Trinidad' haga parte de esta mesa de negociación.

¿Qué dice el Gobierno colombiano sobre esta situación?

Respuesta Humberto de la Calle : La presencia de 'Simón Trinidad' no está en discusión, es un hecho que no corresponde ni pertenece al gobierno colombiano.

Estas son reuniones de carácter bilateral entre las Farc-EP y el Gobierno de Colombia. Luego, dijéramos que esa posibilidad no está siendo contemplada.

Quiero agregar lo siguiente antes de continuar, y profundizar un poco sobre algunos elementos centrales de la conducción de este proceso.

En primer lugar, este no es un proceso que comienza hoy. Este proceso comenzó mucho antes, y durante la fase exploratoria se convino por parte de los plenipotenciarios de las Farc-EP, una agenda que es la que debe regir el proceso de aquí en adelante.

Yo quiero señalar con toda claridad que los temas que han aflorado en el día de hoy no pertenecen a esa agenda ni serán discutidos por los delegados del Gobierno colombiano.

En primer lugar, no vamos a discutir la llamada doctrina militar. Nosotros como colombianos entendemos que el Ejército de Colombia, sus Fuerzas Armadas, su Policía, están cumpliendo deberes constitucionales y lo están haciendo con el apoyo de la inmensa mayoría de los colombianos.

Tenemos unas Fuerzas Armadas que se han modernizado, que respetan los derechos humanos, que pese a acontecimientos aislados están trabajando en muy difíciles circunstancias, cumpliendo estrictamente los estándares nacionales e internacionales en esa materia.

Y ese tema no va a ser discutido en esta fase. Ese tema no corresponde a la agenda, que es la única guía de este proceso.

De igual modo, el modelo económico no es un tema que esté en discusión en esta mesa ni la inversión extranjera.

Yo quiero insistir en que aquí de lo que se trata es de agotar una agenda de aquellos elementos que están ligados a la finalización del conflicto, y exclusivamente esos elementos.

Las ideas políticas que quieran ventilar las Farc a ellos les corresponden, pero una vez finalizado este conflicto deben hacerlo sin armas.

Lo que queremos aquí es unas reglas de juego para la expresión democrática de las distintas concepciones políticas.

Nosotros en esta mesa no vamos a entrar —y lo dije claramente en mi intervención- en una especie de ejercicio de catequización de quién convence a quién. Eso no es lo que está aquí en discusión.

No está en discusión la propiedad privada ni el modelo económico.

Las Farc tienen derecho a tener sus ideas y a exponerlas sin armas.

Aquí lo que queremos es terminar un conflicto.

Y además, queremos insistir también en un elemento central en este proceso: Yo me referí al respeto y a la dignidad. No es de recibo la alusión a nombres de personas, a nombres de ciudadanos colombianos.

Aquí no venimos a hacer una discusión sobre personas, venimos a hacer una discusión sobre elementos concretos de la agenda, cinco puntos concretos que deben conducir a la finalización del conflicto.

De tal manera que yo quiero insistir en el tratamiento digno y respetuoso que exigimos en el transcurso de estas conversaciones.

Y además, reitero, la agenda fue producto de un acuerdo suscrito por plenipotenciarios. O sea, es responsabilidad de las Farc ceñirse a una agenda que fue pactada.

El Gobierno continuará en su proceso, está en condiciones de hacer valoraciones periódicas; queremos un proceso eficaz, rápido, fluido, pero también estamos en condiciones —como lo dice el acuerdo- de examinar periódicamente si las conversaciones avanzan, y en caso de que ello no sea así, el Gobierno ha dicho que no es prudente este proceso.

Pregunta Marisol Gómez del diario El Tiempo: Doctor de la Calle, usted ha comenzado su intervención planteando varias cosa que 'Iván Márquez', en nombre de las Farc planteó hoy acá.

¿Ustedes sienten en este momento —muy particularmente usted ha mencionado que las Farc deben ceñirse al acuerdo que se hizo en La Habana- que 'Iván Márquez' les están cambiando la agenda?

Respuesta Humberto de la Calle: Nosotros nos atenemos a un acuerdo que fue suscrito en La Habana, firmado por plenipotenciarios de las Farc, que por lo tanto comprometen a las Farc.

Las ideas políticas de las Farc. Aquí no estamos en una discusión como una especie de plaza pública a ver quién tiene la razón desde el punto de vista político. Aquí vamos a encausar estas conversaciones exclusivamente a la luz de lo pactado y acordado con las Farc. Ese es el propósito.

Nosotros no estamos en plan de convencer a nadie, no me parece que se trate igualmente de un esfuerzo para que nos convenzan de nuestras ideas. Lo esencial es que en Colombia la política no puede hacerse con armas, y ese es el propósito de estas conversaciones y ese es nuestro norte. No nos vamos a desviar de allí.

Si las conversaciones, repito, no avanzan, el Gobierno no se sentirá en ningún momento rehén de este proceso.

Pregunta Eva Rodríguez de la Agencia AFP: Ya han fracasado tres procesos de paz, y quería saber en qué se basa para que no vaya a fracasar este.

Respuesta Humberto de la Calle: Nosotros creemos que este es un proceso que se desarrolla en condiciones muy distintas al pasado.

En primer lugar —lo mencioné muy tangencialmente y quiero profundizar en esto- la situación de Colombia hoy es totalmente distinta al pasado.

Estos últimos 10 años han implicado una transformación social muy importante. Las cifras de pobreza han disminuido de manera importante, estamos luchando a través de una agenda social contra el desempleo, hay una multiplicidad de programas que buscan la equidad social en Colombia.

Luego, la discusión —repito- no es esa, pero ese es un elemento que tiene que ser tenido en cuenta para establecer que las condiciones en que entramos a discutir hoy, son totalmente distintas.

En segundo lugar: a diferencia del pasado, no habrá zonas desmilitarizadas, no habrá despeje.

En tercer lugar: no se tratará el tema del cese al fuego sino en el momento del acuerdo final para la terminación del conflicto armado. Las operaciones militares y de Policía, la justicia, continuarán funcionando normalmente en cumplimiento de las obligaciones constitucionales del Estado.

Eso no está en discusión. Eso se tratará sólo en el punto 3 cuando arribemos en términos de la finalización del conflicto armado interno.

En cuarto lugar: hay claramente un liderazgo presidencial. El Presidente de la República ha impulsado este proceso, conoce a fondo los temas del orden público, es respetado por los colombianos, por las ramas del poder, es respetado por los militares, por los miembros de la Policía Nacional, es una coyuntura histórica importante.

En quinto lugar: repito, no hay cese de operaciones militares, hay una continuidad en el cumplimiento de obligaciones constitucionales.

El entorno internacional también es distinto. La lucha armada es un anacronismo. Después de 48 años de conflicto en Colombia, no tiene ningún sentido la terminación de este conflicto

Hay una correlación militar también completamente diferente. Hay una Fuerza Pública moderna, eficaz, se ha demostrado en mil oportunidades.

Luego, todo el entorno —nacional e internacional- todas las coordenadas del derecho penal nacional e internacional implican que hay unas circunstancias totalmente distintas, y eso es lo que hace pensar que hay una ventana de oportunidad, y en ese sentido continuaremos buscándola en tanto y en cuanto —lo repito- estas conversaciones avancen por las sendas ya pactadas por plenipotenciarios de las Farc.

Pregunta Francisco Tulande de Colmundo Radio: ¿Qué tan drástica o flexible, qué tan elástica es la agenda para que eventualmente se pueda aceptar una insinuación de la sociedad colombiana o de sectores de la sociedad que plantean unos mínimos humanitarios para que no haya el impacto del conflicto en la sociedad civil, los atentados en la infraestructura petrolera, el reclutamiento de niños? ¿O simple y llanamente ese es uno de los riesgos que siga el desangre en el país mientras se negocia en medio del conflicto?

Respuesta Humberto de la Calle: La mejor manera de humanizar el conflicto es terminarlo, el Gobierno está convencido de eso. Se trata es de no prolongar el conflicto. Hay que terminarlo y por eso se ha insistido en la necesidad de unas conversaciones rápidas y eficaces. Esa es la es mejor respuesta a su pregunta.

En el futuro, en la medida en que las condiciones lo permitan, estamos dispuestos —en conjunto con los elementos finales para la terminación del conflicto y con la suscripción del acuerdo final, que es en lo que debe terminar la fase 2- a examinar estas circunstancias.

Pero la respuesta es: trabajemos rápido, que es la mejor manera de evitar lo que está ocurriendo hoy en Colombia.

Pregunta Viviane Sequera de Associated Press: Ustedes regresan hoy mismo a Bogotá, las Farc regresan hoy mismo a Cuba. ¿Dónde está el general Naranjo? Y si me permite, general Mora. No es fácil ver a un hombre que combatió a la guerrilla durante tanto tiempo. Me gustaría que usted me dijera, por favor, simplemente cómo se sintió cuando vio a los delegados de las Farc ¿Cómo es eso?

Respuesta Humberto de la Calle: Empiezo por el último punto. El vocero de la mesa es quien les habla. Los miembros de la delegación no van a responder preguntas. Luego, digamos que esa última pregunta está descartada.

Sobre el general Naranjo quiero explicar lo siguiente:

El general Naranjo pertenece al grupo de plenipotenciarios de la mesa de negociación. No pudo venir a esta ocasión por compromisos internacionales que tiene en este momento, en medio de una agenda agitada.

El general Naranjo se incorporará a las conversaciones cuando ello sea necesario y en el momento en que pueda cumplir estos compromisos, pero él está permanentemente informado de lo que está ocurriendo, contamos con su opinión, él está presente aquí en el sentido virtual de que conoce todas las particularidades de lo que se ha discutido en estos días.

Y en cuanto al regreso, nosotros regresamos el día de mañana a la ciudad de Bogotá.

Pregunta Juan Pablo Barrientos de Teleantioquia Noticias: Si al finalizar el proceso de paz se le otorga legitimidad política a las Farc, ¿esto implicaría que se cae la parapolítica?

Respuesta Humberto de la Calle: ¿Me puede explicar mejor su pregunta?

Pregunta Juan Pablo Barrientos de Teleantioquia Noticias: Pues uno de los puntos en la agenda es darle legitimidad o participación política a las Farc. ¿Esto esto implica que se cae la parapolítica en el país?

Respuesta Humberto de la Calle: Francamente no entiendo claramente la relación.

Pregunta Juan Pablo Barrientos de Teleantioquia Noticias: O sea, hay muchos políticos presos por haber participado en la parapolítica, por haber sido parte de grupos paramilitares. Las Farc tendrían legitimidad política, serían aceptados políticamente mientras los otros están en la cárcel. ¿Se caería la parapolítica?

Respuesta Humberto de la Calle: No, en este momento nosotros estamos en conversaciones exclusivamente con las Farc, yo no quiero especular sobre hipótesis como las que usted plantea.

Exclusivamente estamos concentrados en estas conversaciones con las Farc a través de una agenda que fue pactada y suscrita por plenipotenciarios suyos.

Agenda de cinco puntos clarísimos. ¿De dónde provienen esos cinco puntos? De una organización sistemática de lo creemos que son los instrumentos necesarios para la finalización del conflicto y la suscripción de un acuerdo final en ese sentido.

Luego, dijéramos que nosotros nos guiamos exclusivamente por esa agenda. Ese es el compromiso, lo vamos a hacer y confiamos en lograr un acuerdo alrededor de esos puntos.

Si ello no es posible —lo repito nuevamente- no estaremos atados a este proceso indefinidamente.

Pregunta Ana Valderrama de la Agencia Reuters: Ustedes han hablado, y lo ha dicho usted en su discurso de apertura, de la participación de fuerzas de izquierda en los gobiernos.

¿En el caso de las Farc lo que se contemplaría dentro de todo este proceso sería que pudiesen tener una amnistía? ¿Cuál sería el nivel exacto de participación en política que podrían tener las Farc como un partido político, si este proceso va de la manera rápida como usted mismo lo ha solicitado? ¿Podrían las Farc estar en las elecciones en el 2014?

Respuesta Humberto de la Calle: En primer lugar yo quiero reiterar algo: Nosotros hemos pactado en la agenda un proceso rápido, eficaz y discreto, por lo tanto no queremos generar una especie de negociación a través de la prensa, una negociación por micrófono. Eso ha sido muy nocivo en el pasado.

De tal manera que el marco general de mi respuesta se incluye en esa perspectiva. Nosotros no entraremos en negociaciones por el micrófono y tampoco entraremos en especulaciones.

En relación con lo que usted me dice, habría que señalar lo siguiente: el propósito naturalmente es la transformación de las Farc en una fuerza política, en un partido político a elección de ese grupo. Eso quiere decir que estamos en condiciones de encontrar acuerdos alrededor de los cinco puntos de la agenda, para promover esa transformación de la Farc.

Una cosa es la organización y su posibilidad de expresión política, y otra los integrantes de esa organización. Esos integrantes tendrán que encontrar decisiones en materia judicial que se enmarcarán en un proceso de justicia transicional, dentro del cual Colombia honrará los compromisos internacionales que tiene sobre la materia.

El propósito es buscar una formulación equilibrada, dentro de estándares ya conocidos en el mundo sobre justica transicional, para encontrar fórmulas a través de la verdad, la justicia, y particularmente la no repetición y el respeto a las víctimas, el resarcimiento de las víctimas.

El centro de gravedad de la discusión que usted me plantea es la manera como las Farc deben responderle a sus víctimas en un proceso de justicia transicional. Luego, allí estarán las soluciones que individualmente tendrán que afrontar los miembros de esta organización guerrillera, sin perjuicio —repito- de que abramos caminos de participación política para que en Colombia no continúe esa mezcla de armas y política, que es absolutamente nociva.

Pregunta Enrique Salinas de Elpaís.com.co, de Cali: ¿Qué planes de ubicación territorial ofrece el Gobierno a quienes dejen las armas? ¿Ha pensado el Gobierno en algún plan de desarrollo urbanístico y empresarial donde vienen operando las Farc?

Respuesta Humberto de la Calle: Su pregunta es muy oportuna para continuar en este proceso de precisión de las ideas.

Yo quiero insistir: aquí no vamos a entrar en las consabidas y eternas discusiones retoricas sobre el modelo de desarrollo económico, quién convence a quien, qué va a pasar con las realidades urbanas, cuál es el problema de ordenamiento territorial.

Eso son discusiones de la agenda de cualquier país democrático.

Las Farc una vez depongan las armas, una vez se firme el acuerdo final que pone terminación al conflicto armado interno, hará política, podrá hacerlo como organización, en función de la respuesta que ya di anteriormente.

Pero esa no es la materia de discusión de esta mesa. Tenemos una agenda concreta de cinco puntos que son producto de una visión que compartieron las Farc, a través de plenipotenciarios, cuando suscribieron ese acuerdo.

Puntos que están incorporados allí porque son aquellos que dicen relación directa con la terminación del conflicto: el problema agrario porque allí es donde está el epicentro del conflicto, el problema de la participación política, de las garantías de seguridad para quienes ingresen a la vida política ordinaria, el tema de la reparación de las víctimas —que para nosotros es un elemento insustituible de la agenda- es allí donde están los canales para la discusión de este proceso cuya fase 2 empieza hoy y que es continuación de una fase 1 donde afloraron estos acuerdos ya suscritos.

Luego, quiero insistir: aquí no estamos hablando ni de inversión extranjera ni de modelo de desarrollo económico. Nada de eso va a hacer materia de la discusión en la mesa.

Pregunta Adriana Sivori de Telesur: Mi pregunta va en cuanto al Eln. ¿Hay posibilidades de incorporación al diálogo de paz de este grupo insurgente? Ya que usted habla de elementos para finalizar este conflicto ¿hay una posibilidad de esto?

Respuesta Humberto de la Calle : Quienes integran esta mesa en nombre del Gobierno Nacional y por designación del Presidente de la Republica, tenemos una responsabilidad concretísima que se refleja en una agenda que fue convenida en la fase exploratoria en La Habana. Nosotros no tenemos ninguna competencia expresa ni tácita para pronunciarnos sobre esa hipótesis. Ese no es un tema que corresponda a esta mesa.

Pregunta Fidel Franco de Caracol Radio: ¿Hasta dónde está el Gobierno colombiano dispuesto a ceder a las pretensiones de las Farc? Usted dejó muy en claro que el tema de 'Simón Trinidad' no está en discusión, pero hay un elemento adicional: la guerrillera Tanja Nijmeijer, que está en La Habana (Cuba) ¿Qué papel va a jugar ella y estas figuras que está retomando las Farc? ¿Qué respuesta reciben del Gobierno?

Respuesta Humberto de la Calle: La primera pregunta ¿Qué estamos dispuestos a ceder? Yo le reitero que no vamos a hacer una negociaron por los micrófonos. Nosotros vamos a examinar las posiciones de las partes a través de conversaciones directas, y nos guiaremos en estas conversaciones por los puntos de la agenda, que son los que —en nuestra opinión y la de las Farc, suscrita en ese acuerdo- deben conducir al acuerdo final y a la terminación del conflicto armado.

Después tendremos la fase 3, donde vendrán las implementaciones necesarias para que las partes cumplan con sus obligaciones.

En segundo lugar, la situación de Tanja es la siguiente.

El Gobierno respeta la composición de los representantes de las Farc en la mesa, eso no está en discusión. Nosotros respetamos la composición que ellos le han querido dar a sus delegados y representantes, de la misma manera, que quienes estamos aquí sentados no estamos sometidos al juicio de las Farc sobre nuestras calificaciones o condiciones para pertenecer a la misma.

La ciudadana por la que usted me pregunta, por ser extranjera, generó algún grado de complejidad adicional en el trámite que es necesario en torno a suspensión de órdenes de capturas, el tema de la extracción de las personas que vienen a representar en esta mesa a las Farc. Eso está en proceso de solución; nosotros estamos buscando solucionar esas situaciones complejas de carácter jurídico para que esté el 15 de Noviembre en La Habana, cosa que ya está decidida.

Pregunta Raquel Meros, de la Agencia Alemana de Prensa: Hola. ¿Qué tal? Soy Raquel Meros, de la Agencia Alemana de Prensa. Me gustaría saber si en el caso de un eventual acuerdo final la Constitución actual de Colombia sería capaz de acogerlo o si sería necesario, o se habla de la posibilidad de establecer una asamblea constituyente, como creo ha dicho en algún momento las Farc.

Respuesta Humberto de la Calle: La Constitución actual está suficientemente dotada para la suscripción de un acuerdo final, para su implementación y para las decisiones de carácter jurídico entorno a la situación de los integrantes de las Farc. Particularmente dentro del llamado Marco Jurídico para la Paz, que es una reforma constitucional reciente.

En cabeza nuestra está la idea, y está expresada en el acuerdo suscrito con esta organización, de buscar mecanismos de refrendación, pero en ningún caso estamos pensando en una solución como la que usted plantea.

Pregunta Paulo Paranagua del diario Le Monde: Doctor, usted habló de los compromisos internacionales de Colombia. Entre ellos hay compromisos sobre la justicia. Usted mencionó otra vez el trío que tienen las víctimas: justicia, verdad y reparación. ¿Usted cree que responsables de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad podrán escapar a la justicia?

Respuesta Humberto de la Calle: Nosotros respetaremos, el Gobierno de Colombia respetará, sus compromisos internacionales en materia de justicia. La solución jurídica que tiene que ser examinada y discutida será regirá por esquemas de justicia transicional. Hay estándares internacionales y suficiente práctica internacional a partir de distintos conflictos en materia de justicia transicional. La concreción de esta situación la buscaremos en la mesa en forma oportuna y en todo caso hace parte de la agenda y es una circunstancia necesaria para la suscripción del acuerdo final. Pero nosotros no vamos especular en este momento sobre la aplicación concreta de esos esquemas, reiterando eso sí, naturalmente, una y otra vez, que Colombia cumplirá sus compromisos en materia de tratados internacionales sobre justicia.

Pregunta TVE de España: Hola, soy Carlos Zangani de Televisión Española. Quería preguntar en primer lugar, en el epígrafe que se refiere a las víctimas, me gustaría saber si concretamente se refiere a víctimas de acciones armadas de las Farc estrictamente. Y también saber si a lo largo de este proceso, el señor 'Iván Márquez' ha planteado, ha echado en cara al Estado pues el asesinato de candidatos de la Unión Patriótica, de desplazamientos, este tipo de cosas. ¿Cree que el Gobierno tendrá que asumir, en nombre de Estado y de otros gobiernos, pedir perdón de alguna manera, a quien se haya sentido afectado por el Estado?

Respuesta Humberto de la Calle: Esa es una hipótesis sobre la cual es imposible pronunciarse ahora. Yo lo que quiero señalar es lo siguiente. En primer lugar, hay unos estándares internacionales, hay unos compromisos de Colombia y una vocación indiscutible y muy clara de exigir reparación a las víctimas. Y cuando estoy hablando de esto me estoy refiriendo en concreto a las Farc. Las Farc tienen que darle la cara a sus víctimas. Ese es un lineamiento insustituible en este proceso de conversaciones.

Y la segunda pregunta?

Respuesta Humberto de la Calle: Sí. Le había contestado al comenzar. Yo no voy a especular sobre este punto. Yo quiero expresar y reiterar que cuando me he referido a víctimas estoy diciendo claramente y sin ambages que las Farc tienen que ponerle la cara a sus víctimas

Pregunta Carolina Villamil de La Fm: ¿Se ha planteado en algún momento hablar de que los de las Farc paguen años de cárcel, precisamente por estos delitos de lesa humanidad, ya que Human Rights Watch ha dicho que la comunidad internacional y los colombianos no pueden permitir que se esté negociando también una amnistía para estos delitos de lesa humanidad, ya que ha cambiado el mundo, lo que fue el Caguán en unos años?

Respuesta Humberto de la Calle: Reitero que el Gobierno es plenamente consciente de sus deberes frente a la comunidad internacional. Colombia hace parte de organizaciones internacionales y ha suscrito tratados internacionales que regulan estas circunstancias. Nosotros nos inspiraremos en un proceso de justicia transicional y en el momento oportuno y no a través de los micrófonos, examinaremos posibles soluciones. Lo haremos de manera rigurosa y en todo caso en cumplimiento de nuestros deberes internacionales. Ese es un tema que tiene que ser discutido en la mesa de conversaciones.

Pregunta de Dora Glottman de Caracol Televisión: Dos preguntas. Cuando usted dio su discurso, hace ya un buen rato, habló sobre la confianza que se está generando entre ambas partes. Pero después usted ha dado un discurso corto, 'Iván Márquez', mucho más largo, no sé si acordaron los tiempos pero evidentemente lo dobló en tiempo; y tocó algunos puntos algunos puntos que usted ha dicho claramente no estaban en la agenda. Entonces ¿cuál es el termómetro a esta hora de esa confianza con la que usted comenzó hoy su breve discurso?

Y otra pregunta. ¿Existirá la posibilidad de consultar al pueblo través del plebiscito, si existe, de algunos puntos de que no se pongan de acuerdo, tal vez realizar un referendo o se puede hacer una consulta al pueblo colombiano?

Respuesta Humberto de la Calle: Respecto del primer punto, me parece muy oportuna su pregunta porque entonces me permite aclarar lo dicho en mi intervención. Hablé de la confianza en relación con el papel jugado por Noruega. Es Noruega —y aquí estoy citándome a mí mismo— la que ha generado la suficiente confianza entre las partes. Se refiere al papel de Noruega exclusivamente. Yo no fui en esta intervención más allá.

Lo que sí quiero decirle es que el problema no debe resolverse en términos subjetivos, de qué grado de confianza personal haya o cosas de esa naturaleza que, además, pertenecen al pasado y precisamente diferencian este proceso. Nosotros tenemos confianza en el proceso, en la medida en que continúe el cumplimento de una agenda que ya fue pactada.

Y ahí entro a la tercera pregunta que usted formula, en el sentido de que no nos cansaremos de repetir de que nosotros vamos a guiarnos, nuestro comportamiento en la mesa de conversaciones es el que se desprende de la agenda que ha sido convenida y ha sido pactada y suscrita por plenipotenciarios de la Farc.

Pregunta inaudible:

Respuesta Humberto de la Calle: Sí, sin duda hemos estudiado naturalmente otros procesos. También los procesos en Colombia y nuestra respuesta se concreta al ámbito colombiano. Justamente quiero reiterar que nosotros estamos firmemente convencidos de las particularidades y sugerencias con procesos anteriores en Colombia. Y me quisiera referir sólo a los procesos que se vienen haciendo en el territorio colombiano.

Ya expliqué en una respuesta anterior cuáles son, a nuestro juicio, las particularidades y diferencias respecto de procesos anteriores. Y allí quiero decir que es de ese estudio de donde se desprende la convicción de que tenemos una ventana de oportunidad. Pero esa ventana de oportunidad sólo funciona en la medida en que se tengan la ética sobre el cumplimento de lo acordado, en que continuemos la ruta ya señalada, un proceso compuesto de 3 fases; la segunda que comienza hoy, que se rige por una agenda, agenda que está plasmada en un acuerdo que fue suscrito en la ciudad de La Habana y que dará finalización al conflicto para entrar a la fase 3, que es el momento en que las Farc cumplen sus obligaciones simultáneamente.

Y aquí viene entonces temas como entrega de las armas y la manera como vamos acoplando en la fase 3 al cumplimiento, después de haber firmado un acuerdo final de terminación del conflicto; no antes. Y esa es una diferencia sustancial con lo que ha ocurrido en el pasado.

Nosotros no vamos a rendir una especie de examen en virtud del cual el Estado cumple con sus obligaciones, mientras que las Farc guardan sus armas a ver si nos estamos manejando bien; eso no va a pasar. El final de la fase 2 es la terminación del conflicto y la fase 3 es la fase de implementación simultánea de las obligaciones mutuas.

Pregunta Karen Cárdenas del Noticiero CM&: Doctor de la Calle, buenas tardes. Mi pregunta va dirigida a lo siguiente. Las Farc ha mencionado mucho en su discurso el tema agrario, todo el tema rural, todo el tema que está relacionado con la restitución de tierras, por ejemplo. De pronto ustedes ya tienen una directriz, una opinión del Presidente Santos en cuanto a todo el tema de Ley de Tierras, ya que la gran crítica de ellos es todo el tema explotación minera, de multinacionales en la zona rural del país?

Respuesta Humberto de la Calle: El Gobierno ha elaborado un proyecto de desarrollo rural con enfoque territorial. Ése es un proyecto que existe y que está siendo consultado con distintas comunidades, como lo ordena la Constitución. Naturalmente que estamos interesados en oír ideas sobre el particular y pueden enriquecer un proceso de esta naturaleza.

Por eso está como punto primero de la agenda, pero en particular por una razón; no es por que consideremos que el tema agrario es secundario o una especie de comodín, no; es por que allí ha tenido presencia el conflicto durante largos años. Luego, repito, las ideas del Gobierno están claras y estamos en ese proceso y dispuestos a escuchar las inquietudes de las Farc sobre el particular.

Pero quiero reiterar. a propósito de la cuestión minero-energética- que no estamos discutiendo el modelo de desarrollo económico, no estamos discutiendo la inversión extranjera. Para que eso se discuta en la agenda colombiana, las Farc tienen que dejar las armas, hacer política y ganar las elecciones. Pero en este momento eso no hace parte de la mesa.

Pregunta Rafael Manzano de La W Radio: Señor De la Calle, una muy sencilla. ¿Le ha sorprendido la actitud del representante de las Farc, 'Iván Márquez', en su intervención?

Respuesta Humberto de la Calle : A una pregunta sencilla, una respuesta sencilla: ¡No!

Pregunta Felipe Lozano de Colprensa: En una rueda de prensa no pasa supuestamente, no pasa nada. Pero hay la impresión de que ha pasado algo en esta rueda de prensa, que las Farc y ustedes no parecen estar hablando de lo mismo.

Respuesta Humberto de la Calle: Las Farc suscribieron un acuerdo en La Habana. Hubo plenipotenciarios que suscribieron ese documento y esa es la guía de nuestras conversaciones.

 
Bookmark and Share