Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Este es el sitio de la Presidencia 2010 - 2014 - última actualización 7 de agosto de 2014
Presidencia de la República de Colombia
CO Colombia
Skip Navigation LinksPresidencia > Sala de Prensa > 2012 > Noviembre > Presidente destaca ratificación de soberanía sobre el Archipiélago de San Andrés y los cayos

Sistema Informativo del Gobierno
SIG

Presidente destaca ratificación de soberanía sobre el Archipiélago de San Andrés y los cayos

• "Hoy esta Corte rechazó las pretensiones de soberanía de Nicaragua sobre nuestro archipiélago", manifestó el Presidente Juan Manuel Santos en una alocución a los colombianos.

• El Jefe de Estado afirmó que el Gobierno de Colombia "respeta el derecho pero considera que la Corte ha incurrido en este tema en serias equivocaciones".

• "Colombia —representada por su Jefe de Estado— rechaza enfáticamente ese aspecto del fallo que la Corte ha proferido en el día de hoy", subrayó .

Bogotá, 19 nov (SIG). El Presidente de la República, Juan Manuel Santos, destacó este lunes que la Corte Internacional de Justicia, al emitir su fallo frente a la demanda interpuesta por Nicaragua, ratificó la soberanía colombiana sobre el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y de todos sus cayos e islotes.

En una alocución a los colombianos, el Mandatario se refirió al pronunciamiento del tribunal con sede en la Haya.

"La Corte Internacional de Justicia, en un fallo emitido hace unas horas, ha decidido la demanda de Nicaragua contra Colombia", señaló.

Recordó que "en tres oportunidades Nicaragua trató de apropiarse del archipiélago colombiano: en 1913, cuando lo reclamó por primera vez en la historia; en 1980 cuando, en un hecho sin precedentes, declaró nulo e inválido el Tratado Esguerra-Bárcenas, y —finalmente— en el 2001, cuando presentó la demanda contra nuestro país ante la Corte Internacional de Justicia".

Y agregó que "hoy esta Corte rechazó las pretensiones de soberanía de Nicaragua sobre nuestro archipiélago.

Explicó que Nicaragua, inicialmente, reclamó la soberanía sobre el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, incluyendo todos sus territorios insulares.

"Hoy la Corte le dio la razón a Colombia, no accediendo a la pretensión de Nicaragua, y ratificando la soberanía de Colombia sobre la totalidad del Archipiélago", expresó el Presidente Santos.

"Pero es más: aclaró que todos los cayos del Archipiélago —repito: la totalidad de los cayos—, es decir, Roncador, Serrana, Quitasueño, Serranilla, Bajo Nuevo, Este-Sureste y Albuquerque, pertenecen a Colombia", subrayó.

Así mismo, sostuvo que Nicaragua también pedía que el tratado Esguerra-Bárcenas, de 1928, fuera declarado inválido.

"Hoy la Corte ratificó que dicho tratado es válido y vigente", dijo.

No obstante, el Jefe de Estado señaló que en el fallo se incurrió en "omisiones, errores, excesos, inconsistencias, que no podemos aceptar".

"Teniendo en cuenta lo anterior, Colombia —representada por su Jefe de Estado— rechaza enfáticamente ese aspecto del fallo que la Corte ha proferido en el día de hoy", continuó el Presidente Santos.

Anunció que "no vamos a descartar ningún recurso o mecanismo que nos conceda el derecho internacional para defender nuestros derechos".

Síntesis del fallo

El Presidente hizo una síntesis del fallo:

"EN RESUMEN, la Corte ratificó la soberanía de Colombia sobre el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y la validez y vigencia del tratado de 1928 entre Colombia y Nicaragua, que Nicaragua pretendía desconocer.

-En segundo lugar, reconoció que todos los cayos del Archipiélago —TODOS— son de Colombia, tal como alegaba nuestro país, y en contra de lo que solicitaba Nicaragua.

-En tercer lugar, le reconoció mar territorial a cayos como Serrana y Quitasueño.

-En cuarto lugar, le reconoció al Archipiélago derechos de plataforma continental y de zona económica exclusiva.

-En quinto lugar, el vínculo entre el Archipiélago y el continente colombiano se mantiene, y Nicaragua no logró que el Archipiélago quedara aislado del territorio continental de Colombia", explicó el Mandatario.

Delimitación

Por otra parte, se refirió a la delimitación marítima entre Nicaragua y Colombia.

Indicó que en el año 2007 la Corte de La Haya determinó que el meridiano 82, que por mucho tiempo los colombianos consideraron el límite marítimo entre Nicaragua y Colombia, no era en realidad un límite marítimo sino una línea de referencia.

"La Corte, en su fallo de hoy, traza una línea que empieza al occidente del Archipiélago, entre nuestras islas y la costa de Nicaragua. Si bien esto es positivo para Colombia, la Corte, al trazar la línea de delimitación marítima, cometió errores graves que debo resaltar, y que nos afectan negativamente", expresó.

Agregó que "equivocadamente, en lugar de limitarse a trazar la línea en el área regulada por el tratado Esguerra-Bárcenas, resolvió extender dicha línea al norte y al sur del archipiélago.

Por ello subrayó que Colombia "no está de acuerdo con que la Corte se haya salido del ámbito cobijado por el tratado, que ella misma había declarado válido y vigente".

"Además, la Corte extendió la línea de delimitación marítima hacia el oriente hasta llegar a 200 millas de la costa nicaragüense. Esto significa una reducción de los derechos de jurisdicción de Colombia sobre áreas marítimas", sostuvo.

Igualmente lamentó que "al establecer el límite hacia el oriente del Archipiélago, desconoció otros tratados de límites suscritos por Colombia".

Esta circunstancia —prosiguió— crea toda una serie de complejidades entre los países del Caribe, que nos obliga a trabajar con los Estados vecinos también afectados para resolverlas.

"En forma inexplicable —después de reconocer la soberanía de Colombia sobre todo el Archipiélago, y de sostener que éste, como una unidad, generaba derechos de plataforma continental y zona económica exclusiva— la Corte ajustó la línea de delimitación, dejando los cayos de Serrana, Serranilla, Quitasueño y Bajo Nuevo separados del resto del archipiélago.

"Esto es inconsistente con lo que la propia Corte había reconocido, y no es compatible con la concepción geográfica de lo que es un archipiélago.

"Todo esto realmente son omisiones, errores, excesos, inconsistencias, que no podemos aceptar", concluyó.

 
Bookmark and Share