Omitir vínculos de navegación
2011
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
NOTICIAS
2014
2013
2012
2011
2010
SALA DE PRENSA
NOTICIAS
FOTOS
AUDIOS
VIDEOS
DISCURSOS
D L M M J V S
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
Sistema Informativo del Gobierno
SIG
Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la celebración de los 50 años de Andiarios y la firma de la Declaración de Chapultepec

Bogotá, 2 nov (SIG). “Quiero empezar por agradecer a Cristoph Riees (Director de la Asociación Mundial de Periódicos) por sus estimulantes palabras y por confirmarnos que los medios de Colombia son considerados —en América Latina— como unos de los más libres, vibrantes, pluralistas y de mejor calidad.

Al mismo tiempo, debo decir que las palabras de Nora Sanín, con su breve pero muy importante recuento de cuánta sangre han derramado nuestros periodistas en su trabajo por el país, me han traído muchas imágenes —tristes imágenes— a la cabeza.

Porque han sido muchos los que cayeron defendiendo su convicción por la verdad y por el derecho de la sociedad a escucharla.

Los periodistas valientes — ¡y sí que son valientes los periodistas colombianos! — aman la vida pero, por encima de su propia existencia, aman la verdad.

A esos mártires debemos rendirles honores por el legado que nos han dejado; porque entregaron sus vidas para darnos esta prensa libre, vibrante y pluralista, que al final ha contribuido al desarrollo de nuestras libertades y de nuestra democracia.

Quienes están en esta reunión —en esta merecidísima celebración de los 50 años de Andiarios— pueden dar fe de ese legado.

Aquí están representados los exponentes de la libre expresión que se manifiesta a lo largo del territorio nacional a través de 53 periódicos afiliados a Andiarios.

Aquí están quienes alertan al país sobre una emergencia humanitaria en un lugar recóndito.

Aquí están los que informan sobre el desarrollo de un proceso electoral, o denuncian a los criminales de cuello blanco que roban los dineros públicos.

En el Gobierno —y yo mismo, por supuesto, que he tenido la dicha de ser periodista— entendemos muy bien nuestra responsabilidad de proteger a esa democracia vibrante y pluralista que encarna el periodismo que se practica en todas las regiones del país.

Compromiso con la libertad de prensa

Nuestro compromiso es y seguirá siendo luchar contra los violentos y los cobardes para que no silencien la voz de los reporteros y opinadores.

Y el compromiso de ustedes —como lo acaba de decir Nicolás Restrepo, Presidente de Andiarios y Director de La Patria— es ejercer una prensa responsable.

De parte del Gobierno, entendemos y valoramos su labor de fiscalización y las críticas constructivas que en buena hora nos hacen, para mejorar.

Todas las observaciones y comentarios a nuestra administración son bienvenidas, pues, en su mayoría, enriquecen el debate y contribuyen a que realicemos una mejor gestión.

Y ahora que hablo de crítica, no puedo dejar pasar por alto algunos comentarios que se han oído recientemente sobre este gobierno.

Es apenas natural la obligación que tengo de defender una obra de gobierno que no es mía, sino de todo un equipo que se ha esforzado —y en efecto lo ha logrado— por mantener este país en un sendero de buen rumbo y realizaciones.

Y no hablo sólo del equipo de gobierno, sino del Estado mismo que —a través de sus distintos poderes— viene trabajando en forma armónica alrededor de unos mismos objetivos.

Llegué a la Presidencia de la República avalado por el partido de la U —que es el Partido Social de la Unidad Nacional—.

Yo fundé este partido y, en consecuencia, creo en sus postulados, en sus doctrinas y en la necesidad de mantenerlas vigentes.

Fiel a esos principios de Unidad Nacional, convoqué a las diferentes fuerzas políticas alrededor de unos programas y principios que hoy estamos haciendo realidad.

Y quisiera hacer claridad sobre algunos temas puntuales.

Petición de apoyo a las Fuerzas Armadas

Empecemos por el tema de la seguridad.

Decir que nuestras Fuerzas Armadas están desmotivadas es desconocer el continuo y permanente riesgo que cada día nuestros soldados y policías enfrentan en todo el territorio nacional.

Yo pregunto: ¿Unas Fuerzas desmotivadas hubieran podido garantizar la realización de las elecciones en todos los municipios del país?

¿Unas Fuerzas desmotivadas habrían penetrado hasta las más espesas selvas de Vista Hermosa para atacar al frente 42 de las FARC y sus cabecillas?

¿Unas Fuerzas desmotivadas habrían dejado fuera de combate a cerca de 60 guerrilleros —entre abatidos y capturados— no más en los últimos 10 días?

Incluso —me perdonan— pero cerca de 40 uniformados perdieron sus vidas recientemente en atentados de la guerrilla, y no podemos ahora decir que esos héroes eran un grupo de desmotivados que estuvieran rehuyendo el combate.

Todo lo contrario: estaban en el frente de batalla, cumpliendo con su deber, protegiendo a la población, y merecen todo nuestro reconocimiento.

Hoy no puedo más que exigir —muy respetuosamente— que le demos todo el apoyo a nuestras Fuerzas Armadas.

No permitiremos que su labor se vuelva ahora objeto de un debate o de controversias políticas.

A nuestros soldados y policías, toda la gratitud, todo el honor y toda la gloria.

Un ‘gobierno de anuncios’

Se ha dicho también que éste es un ‘gobierno de anuncios’.

Y quienes lo dicen tienen toda la razón.

Esta semana le anunciamos al país que durante los últimos trece meses creamos un millón 85 mil nuevos puestos de trabajo, y que el desempleo bajó por fin a cifras de un dígito.

Anunciamos también hace unas semanas que el TLC con Estados Unidos por fin había sido aprobado en dicho país, y será una pronta y positiva realidad.

Anunciamos que, para fines de año, habremos iniciado la construcción de 270 mil viviendas del millón que nos comprometimos a iniciar en el cuatrienio.

Ayer no más anunciamos que los colombianos de 60 años o más del régimen subsidiado de salud podrán acceder a los mismos beneficios de aquellos que se encuentran en el régimen contributivo.

Y también anunciamos que la cobertura de salud alcanza ya al 96 por ciento de la población, siguiendo la buena senda que dejó trazada el gobierno de mi antecesor.

Se ha anunciado, por ejemplo —y lo anunció el Gobierno, sí—, que la industria creció al 9,5 por ciento, que el comercio creció al 13 por ciento. Se anunció que Colombia obtuvo grado de inversión por parte de las tres calificadoras de riesgo, se anunció que se hizo la emisión de bonos más grande de nuestra historia al precio más bajo de nuestra historia y también se anunció que ese índice de miseria, que suma inflación más desempleo, es el más bajo en la historia reciente.

Se anunció también, hace ya algún tiempo, sí, se anunció que hemos mejorado las relaciones con Venezuela y con Ecuador, y que fuimos elegidos secretarios de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y que fuimos elegidos en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Se anunció también que se liquidó el DAS (Departamento Administrativo de Seguridad) ayer (martes), se anunció para que nunca más fueran espiados ilegalmente los periodistas críticos o los opositores de un Gobierno.

Se anunció también que se descubrieron muchos focos de corrupción en la salud, en la Dian (Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales), que le han ahorrado ya no cientos de miles, sino billones de pesos al erario colombiano. Y se anunció que cientos de miles de hectáreas, descubrimos hectárea por hectárea que se la habían robado los corruptos.

Sí. Hemos anunciado muchas cosas.

Se ha dicho también que este gobierno ha adoptado medidas en contra de la inversión extranjera.

Pues bien: esta semana el Banco de la República —no el Gobierno— anunció que la inversión extranjera directa, al corte del 14 de octubre, superó los 11.500 millones de dólares, una cifra nunca antes vista en el país, que representa un incremento del 54 por ciento frente al mismo periodo del año pasado.

Vamos a batir todos los records, y también lo haremos en las exportaciones, que superarán por primera vez en nuestra historia los 50 mil millones de dólares.

Es más —sólo para dar un ejemplo—, hoy mismo inversionistas portugueses anunciaron una inversión de 600 millones de dólares en el negocio de los supermercados en el país.

Y podríamos seguir y seguir enumerando… pero no los quiero agobiar a punta de ‘anuncios’ positivos.

Lo cierto es que son logros que nadie puede dudar en celebrar y que hemos alcanzado avanzando sobre la confianza inversionista que nos legó el gobierno del presidente Uribe.

Por último, también se ha dicho que este gobierno carece de fervor popular.

En este aspecto, dejo al país y al pueblo que tenga, libremente, sus opiniones sobre lo que ha sido nuestra gestión, advirtiendo que es mucho lo que nos falta y que podemos hacer mucho más.

El país —como ya dije— no va bien por obra y gracia de una sola persona, ni de todo un equipo de Gobierno.

El Congreso de la República ha puesto de su parte, y de qué forma.

De no ser por su trabajo, las reformas que hoy estamos poniendo en práctica no se hubieran llevado a cabo: reformas tan trascendentales como la de regalías, la de víctimas, la de salud, la de empleo, la de sostenibilidad fiscal, entre muchas otras.

Sólo gratitud y respeto por ex presidente Uribe

Es más, sin la obra valiosa del Presidente Alvaro Uribe y de su equipo de gobierno, nada de esto hubiera sido posible.

Gracias a lo que él comenzó es que hoy podemos hacer anuncios tan positivos y de tanto beneficio para la población.

Es posible que NO comparta algunas de las observaciones que les he comentado, pero ello jamás será motivo para desconocer lo que la gestión de mi predecesor significó para el país.

Yo llegué al Gobierno para seguir adelante la histórica gestión del Presidente Uribe, que soy el primero en reconocer y en defender.

Y desde acá puedo decir, con el corazón en la mano, que nada ni nadie —ni siquiera mi muy admirado antecesor— lograrán que yo critique su gestión o me convierta en su enemigo o detractor.

Para él sólo tengo —y tendré—, como lo he dicho siempre, gratitud, respeto y reconocimiento.

Más conexiones digitales

Cierro aquí este paréntesis para que sigamos hablando de los retos de la prensa.

Y ofrezco —si fuera necesario— disculpas anticipadas, pues me temo que en lo que queda del discurso voy a hacer algunos anuncios más, de esos que nos convierten —por fortuna— en un ‘gobierno de anuncios’.

Los tiempos cambian y el mundo se transforma, y ahora les corresponde —a los periódicos— responder a interesantes desafíos que les plantea la era digital que vivimos.

En ese tema, ustedes viven una extraña paradoja:

Por un lado, son testigos de una creciente audiencia que cada vez consume más contenidos digitales, y se preocupan por ofrecerlos.

Sin embargo, por otra parte, ven que la publicidad todavía mira con timidez la oportunidad de pautar en Internet.

A ustedes, más que a nadie, les corresponde ser audaces para darle sentido a esa ecuación, pero me complace decirles que nosotros, desde el Gobierno, podemos poner nuestro granito de arena y lo estamos haciendo.

Hemos emprendido un ambicioso plan de conectividad a Internet —el Plan Vive Digital—, para que en todo el territorio se tenga acceso a las tecnologías de la información.

Gracias a este Plan, ustedes van a incorporar nuevos lectores y nuevas audiencias que hoy, simplemente, no existen en la web porque no tienen un computador o porque no cuentan con acceso a Internet.

Y ya tenemos importantes avances parciales en este Plan —‘anuncios’, podríamos decir—:

Al inicio de este gobierno existían apenas 2,2 millones de conexiones a Internet de banda ancha.

Pues bien: a la fecha, hemos llegado a 4,1 millones de conexiones y la meta final del cuatrienio es de 8,8 millones.

Se trata de cuadruplicar el número de conexiones, y todo indica que no sólo cumpliremos la meta, sino que la rebasaremos.

Igualmente, estamos desarrollando una completa estrategia para conectar los municipios del país con fibra óptica.

Hace cuatro semanas cerramos la licitación del Proyecto Nacional de Fibra Óptica, con el que vamos a poder cubrir cerca del 90 por ciento de la población.

Nuestra meta original era pasar de 200 a 700 municipios con fibra óptica, y ya vamos en 325.

Pero sobre esto hay una excelente noticia: De las cuatro firmas nacionales y extranjeras que se presentaron a la licitación, la que menos municipios ofreció conectar habla de 590.

Esto significa que hoy podemos decir, con satisfacción, que vamos a ampliar nuestra meta original, que era de 700 municipios, y la vamos a subir a 900 municipios.

¡Serán al menos 900 municipios los que estén conectados a fibra óptica al final del cuatrienio!

El contrato se va a adjudicar este viernes —es decir, pasado mañana— e implicará una inversión del gobierno de 430 mil millones de pesos, con una contraparte del contratista que puede llegar a los 800 mil millones.

En esto también ¡estamos cumpliendo!

Y no sólo eso, sino que lo haremos antes de lo previsto y en más municipios que los inicialmente presupuestados.

Esos son apenas algunos de los componentes de nuestro ambicioso Plan Vive Digital, del que ustedes van a sacar mucho provecho, porque les dará no sólo nuevos lectores sino, también, nuevos anunciantes, que van a tener confianza en su cobertura digital.

Es una excelente noticia para ustedes, periodistas, y para todo el país, sobre todo para las regiones más apartadas, porque mayor conectividad es sinónimo —en particular en estos tiempos— de mayor competitividad.

Estimados amigos y colegas:

Para mí es un inmenso honor suscribir esta declaración de Chapultepec por la libertad de prensa. Y lo hago, además, convencido de sus principios.

Permítanme citar el primero de esos principios —al que también se acaba de referir Milton Coleman, presidente de la SIP, pero que para mí tiene un significado especial—.

‘El ejercicio de la libertad de expresión y de la prensa no es una concesión de las autoridades; es un derecho inalienable del pueblo’.

Pues bien, hoy he suscrito la declaración de Chapultepec con la responsabilidad que me da mi investidura de Jefe de Estado y con la convicción propia de mi alma de periodista.

No hay nada más importante, ¡nada más importante!, en una sociedad que la LIBERTAD, la simple y poderosa libertad que nos define como seres humanos.

Quiero terminar compartiéndoles una frase que leí hace poco, cuyo autor aún no he podido identificar, pero que me impactó por el mensaje tan poderoso que lleva implícito. Dice así:

‘La verdad ha llevado a los prisioneros a la muerte, pero en sus corazones fueron más libres que nunca’.

Muchos de nuestros periodistas han muerto por la verdad, pero su sacrificio ha hecho que el corazón de nuestra sociedad sea hoy más libre que nunca.

A esos mártires debemos rendirles honores por la solidez de sus convicciones y por su valor para enfrentarse a los violentos.

A esos mártires debemos darles gracias por su olfato para ladrar —como heroicos perros guardianes de la sociedad— y alertarnos cuando los criminales han querido hacer de las suyas.

Los invito a que esta celebración de los 50 años de Andiarios, esta firma de la Declaración de Chapultepec, sea en memoria de todos aquellos que han entregado sus vidas en honor a la verdad y en defensa de nuestra libertad.

Muchas gracias”.

 
Presidencia de la República de Colombia

Evaluación del Gobierno

Contratación

Servicios al Ciudadano

Páginas Web Presidencia

Nuestra Entidad

  • gobierno en linea
  • PUC
  • Casa de Nariño para Niños
  • presidencia 2002-2006 2006-2010

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá, Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300
Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666 - Última actualización: 03/11/2011 16:59