Este es el sitio de la Presidencia 2010 - 2014 - última actualización 7 de agosto de 2014
Omitir vínculos de navegación
2011
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
NOTICIAS
2014
2013
2012
2011
2010
SALA DE PRENSA
NOTICIAS
FOTOS
AUDIOS
VIDEOS
DISCURSOS
D L M M J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
Sistema Informativo del Gobierno
SIG
Palabras del Presidente Juan Manuel Santos en la ceremonia de ascensos de oficiales de la Escuela Militar de Cadetes ‘José María Córdova’

Bogotá, 1° jun (SIG). “Qué bueno estar nuevamente aquí en este campo de parada y haber podido marchar junto al Ministro de Defensa y los comandantes de las diferentes Fuerzas Militares en el día de hoy y en el mismo campo de parada que marché por primera vez hace 43 años.

Es un gran honor para el Presidente asistir a esta ceremonia, porque es una ceremonia muy especial. Muy especial para el Ejército, muy especial para las Fuerzas Militares, muy especial para Colombia.

Hemos condecorado por años de servicio a varios generales de la República. A ellos, a todos, les digo en nombre de los colombianos: muchas gracias. Muchas gracias porque sé que tantos años de servicio, tantos años de sacrificio, tienen un gran valor; un gran valor que todos los colombianos apreciamos. Y en buen momento sus años de servicio han sido reconocidos por algo muy importante dentro de las Fuerzas Militares, que son los reconocimientos a través de las condecoraciones.

Porque cuando se está en la carrera militar, no se está buscando dinero, no se está buscando ninguna contraprestación diferente a la de poder decir que cumplió a cabalidad con su responsabilidad. Y son las condecoraciones una de las formas de poder registrar el agradecimiento institucional y del país con esos héroes de la Patria.

Y también es importante esta ceremonia porque hemos ascendido a 170 alféreces al grado de subtenientes. 170 nuevos oficiales de nuestro glorioso Ejército de Colombia.

Deben sentirse ustedes muy orgullosos y sus familias aquí presentes. Porque sus hijos, sus hijos, queridos padres, madres y familiares, inician una carrera muy especial. No es cualquier carrera.

La carrera militar es una carrera que tienen muchas connotaciones; una carrera llena de sacrificios, una carrera difícil. Pero también una de esas carreras en donde con más facilidad se puede llegar a la gloria.

Una carrera de servicio al país, una carrera que además le da al país tranquilidad, porque representa la columna vertebral de su democracia, de sus libertades.

Los soldados —lo decía el Libertador Simón Bolívar— simbolizan la unidad nacional, simbolizan la defensa de las libertades y la democracia. Por eso decía: el soldado no es árbitro de las leyes ni del Gobierno, es defensor de su libertad.

Yo los felicito a los nuevos subtenientes, les deseo los mejores éxitos. Además porque ascienden ustedes al grado de oficiales de las Fuerzas Militares, en este caso del Ejército, en un momento muy especial del país, en un momento de inflexión del país. Y ustedes van a ser testigos de un proceso histórico para el país.

Llevamos medio siglo —el Presidente Uribe decía dos siglos de violencia— llevamos medio siglo combatiendo grupos al margen de la ley. Y gracias a esa gran labor que han hecho sus antecesores, que ha hecho el gran Ejército Nacional, las Fuerzas Militares, la Policía, hoy el país está viendo por fin una luz al final del túnel, una luz al final del túnel que ha costado mucho sacrifico y que está costando mucho sacrificio, pero donde hay que perseverar con contundencia.

Y ustedes, queridos subtenientes, les va a corresponder una parte muy importante de ese trabajo final.

Se repartirán por el país y seguirán portando el uniforme, como lo portan todos los miembros de las Fuerzas Militares, con honor, porque portar el uniforme de las Fuerzas Militares y de la Policía, es el mayor honor que puede tener cualquier colombiano. Se los digo yo que soy Presidente y que sigo diciendo, convencido de que el mayor honor que he tenido ha sido el de portar el uniforme de las Fuerzas Militares.

Ustedes tendrán una gran responsabilidad, tendrán la responsabilidad de garantizarles a los colombianos sus libertades, su seguridad, como lo han venido haciendo los oficiales, suboficiales, soldados de tierra, mar y aire, policías de Colombia. Es una labor muy importante que el país agradece; agradece de corazón.

La toma de Las Delicias

Cuando hacemos un recuento de lo que han sido los años de lucha en los últimos tiempos, podemos ver cómo ha progresado el país y cómo han progresado las Fuerzas Militares y la Policía.

Ha surgido en los últimos días, ese momento difícil para el país, difícil para el Ejército, de la toma de Las Delicias. La gente no se alcanza a imaginar las dificultades por las cuales atravesaba el país en ese momento. Estábamos ad portas de ser considerado un país fallido, un estado fallido. Por eso vino aquí el Plan Colombia.

En ese momento, me decía ayer el doctor Juan Carlos Esguerra, que ocupaba la cartera de la Defensa, era el Ministro de la Defensa, que todavía teníamos soldados que usaban botas pantaneras. No teníamos los helicópteros, no teníamos los visores nocturnos, la aviación era inexistente, había una verdadera situación de precariedad en nuestras fuerzas, porque el país, hasta esos momentos, no había entendido la importancia de apoyar, no solamente de corazón sino con presupuesto, a las Fuerzas Militares de Colombia.

Y en esa toma de Las Delicias lo que demostraron nuestros soldados fue valor, fue entrega por su Patria, fue entereza, fue templanza. Y ese mismo valor, esa misma entereza, esa misma templanza, que luego fue acompañada por más recursos, ha sido lo que ha permitido a nuestra Nación recuperar su territorio y recuperar su libertad.

Estamos cerca, pero no hemos llegado al fin

Y esa labor hay que recuperarla, porque no hemos llegado al fin, estamos cerca, pero no hemos llegado al fin.

Esa templanza, ese valor de nuestros soldados han significado que nuestro país hoy sea un país muy diferente al que les tocó vivir a los comandantes que con gran entereza y con recursos muy precarios, les tocaba combatir una guerrilla envalentonada, que llegó a tener la posición de decir que ellos estaban ya dispuestos, a pasos de tomarse el poder.

Y comenzaron con la estrategia de la guerra de movimientos. Pero gracias a la labor de nuestras Fuerzas Militares, eso ha venido echándose para atrás y han tenido que regresar a la guerra de guerrillas. Y ahora, en este momento, actuar con terrorismo, con unos comandos que ellos llaman comandos tácticos, que lo único que hacen es lanzar ráfagas de fusil o bombas y salen corriendo, porque no tienen la capacidad de enfrentar a nuestras Fuerzas Militares.

Ese valor, esa templanza que siempre han tenido nuestros soldados, ha sido lo que hoy, ha sido el responsable de lo que hoy tenemos en nuestro país, como por ejemplo, la Ministra del Medio Ambiente y de Vivienda (Beatriz Uribe Botero), dijo que en mayo alcanzamos la cifra más alta en la historia en desembolsos de créditos hipotecarios

¿Eso a que se debe? A que tenemos seguridad ¿Y a quién se le debe la seguridad? A ustedes.

Que nos dieron ayer la inversión, el grado de la inversión que nos va a permitir más acceso a los créditos internacionales y va a abaratar el costo del dinero ¿A quién se le debe? A ustedes los oficiales, suboficiales, soldados de la Patria.

Que el desempleo bajó, ayer nos dijeron, uno por ciento, uno por ciento frente al mismo mes del año anterior. Y estamos por cumplir la meta de llegar a desempleo de un dígito ¿A quién se le debe? A ustedes, a esa labor que ustedes hacen todos los días.

Que la inversión extranjera está creciendo por encima del 50 por ciento, la gente está viendo a Colombia como una democracia llena de garantías y de seguridad. ¿A quién se le debe? A ustedes.

Que el número de visitantes en los primeros cuatro meses del año ha crecido un 16 por ciento ¿Por qué vienen? Porque sienten que aquí hay un país más seguro ¿Y a quién se le debe eso? A ustedes.

Que las exportaciones, que el comercio, que la industria está subiendo, están creciendo a tasas sin precedentes ¿A quién se le debe? A ustedes.

Que por ejemplo, las Naciones Unidas hayan dicho que los cultivos de droga han disminuido a un nivel que nunca se ha visto desde que comenzaron a medir las hectáreas cultivadas en droga, 57 mil hectáreas ¿A quién se le debe? A ustedes.

Bienvenido un nuevo enfoque contra las drogas

Y hablando de la droga, que es uno de los flagelos que hemos combatido con mucho éxito, pero que a veces parecemos en una bicicleta estática, a propósito de ese tema, hoy o mañana van a hacer público el informe mundial de una serie de dirigentes de diversas partes del mundo, ex presidentes, ex secretarios generales de Naciones Unidas, escritores, académicos, donde van a proponerle al mundo repensar la lucha contra las drogas; van a proponerle al mundo un nuevo enfoque en la lucha contra las drogas, una lucha que aquí en Colombia hemos librando como ningún otro país del mundo.

Y yo les digo de antemano que le damos la bienvenida a este nuevo enfoque y que tenemos la autoridad moral, como ningún otro país, para participar en esa discusión global. Porque si hay algún país que ha hecho sacrificios en esta lucha contra el narcotráfico, ha sido Colombia.

Porque para nosotros esta lucha contra el narcotráfico, es un problema de seguridad nacional, porque el narcotráfico ha sido la fuente de financiación de todos los factores de violencia de este país y sigue siendo.

A pesar de haber desmantelado los carteles, en otros tiempos todopoderosos, que tenían arrodillada la democracia colombiana, a pesar de haber extraditado a los capos de todos los carteles habidos y por haber, el negocio continúa y continúa la financiación de los grupos violentos por parte del narcotráfico.

Por eso, bienvenida cualquier discusión a nivel global. Pero mientras se encuentre una solución diferente a nivel global —y tiene que ser mancomunada, porque ningún país debe tomar decisiones aisladamente— nosotros seguimos luchando con alma, vida y sombrero en contra del flagelo del narcotráfico que tanto daño nos ha hecho.

Cifras contundentes

Y ustedes, queridos subtenientes y todos los miembros de nuestras Fuerzas Armadas, han hecho una labor extraordinaria y tenemos que seguir también perseverando en la lucha contra ese mal que tanto daño, repito, nos ha hecho a los colombianos.

La labor de ustedes estos últimos meses ha sido una labor llena de éxitos. Las cifras son contundentes.

Entre enero 1° y mayo 29, guerrilleros desmovilizados ante el Ejército, 504; guerrilleros capturados, 286; guerrilleros muertos en combate, 131. Total de guerrilleros narcoterroristas neutralizados, 921. Miembros de las Bacrim neutralizados —solamente por el Ejército— 292.

Pero también hemos tenido una gran cuota de sacrificio. Han caído 128 soldados y han herido a 368. Nos duele enormemente que uno solo caiga. Entendemos el sacrificio máximo. A sus familias les enviamos todas nuestras condolencias y comandantes, hay que tener todo el cuidado para disminuir el número de personal asesinado por estos narcoterroristas.

Capturas en Venezuela

Y dentro de los resultados, quiero hoy darle una gran noticia al país. El día de antes de ayer, en una operación que realizó el Gobierno venezolano con ayuda de autoridades colombianas —inteligencia de nuestra Policía—, se capturó a este narcoterrorista de las Farc alias ‘Julián Conrado’, que le decían ‘El Cantante’.

Ustedes se acuerdan que la Operación Fénix habíamos dicho que este también había caído en esa operación. Y cuando hicimos los exámenes ya más cuidadosos, nos dimos cuenta que no era ‘Julián Conrado’.

Este individuo llevaba 28 años en las Farc. Era uno de los ideólogos de las Farc, integrante del Estado Mayor del Bloque Sur, y era el hombre de confianza de ‘Raúl Reyes’ y ‘Joaquín Gómez’.

Hoy está a buen recaudo y el Presidente (Hugo) Chávez nos ha dicho que nos lo va a entregar.

También en días pasados se capturó en Venezuela al individuo Duberney Vergara, alias ‘Monoquemado’. Lo capturaron en San Cristóbal. Cabecilla de la banda criminal de ‘Los Rastrojos’, coordinador de la zona de frontera de toda la operación de los hermanos Comba.

Y el Ministro de Defensa me acaba de ratificar lo que ya nos habían dicho las autoridades venezolanas. Que están haciendo las operaciones del caso para que la maestra que fue secuestrada el día de ayer, que fue trasladada a Venezuela, pueda ser recuperada a la mayor brevedad posible.

Quiero resaltar estos hechos, porque ya las Farc están notificadas: aquí la lucha contra ellos va con todo y desde todas partes.

Y esta colaboración que estamos teniendo con el Gobierno venezolano les va a ayudar a nuestras Fuerzas Militares a ser mucho más efectivos de lo que han venido siendo, que ya de por sí ha sido muchísimo.

Por eso yo celebro que ese alias ‘Julián Conrado’ esté hoy preso, que nos lo vayan a entregar, porque es otro de esos narcoterroristas que estábamos buscando hace mucho tiempo.

Las Fuerzas Armadas en la emergencia por lluvias

Ustedes también van a realizar labores humanitarias en la ola invernal, que afortunadamente está comenzando a pasar, porque el fenómeno de La Niña, según los expertos internacionales, ya desapareció porque las aguas del Pacífico tropical volvieron a su nivel normal.

En esa ola invernal que azotó tan duramente, la peor tragedia natural que hemos tenido en nuestra historia —ustedes lo vieron todos los días y lo siguen viendo porque no ha cesado del todo—, el papel que jugaron nuestras Fuerzas Armadas fue un papel maravilloso y el país se lo reconoce.

Todos los soldados, todos los policías, los suboficiales, los oficiales, siempre en primera fila asistiendo a sus compatriotas que estaban necesitando ayuda.

38 batallones y 12 mil hombres han apoyado a los afectados. Y han hecho de todo, desde construir puentes hasta limpiar casas o limpiar colegios llenos de barro.

Yo quiero agradecerles nuevamente a nombre de todos los colombianos esa magnífica labor que nuestras Fuerzas Armadas, nuestro Ejército, han hecho durante esta ola invernal.

De manera que ustedes hacen una labor fundamental para la vida de nuestra democracia, para mantener nuestras libertades, para defender los derechos de los colombianos.

Preocupan decisiones judiciales

Por eso nos preocupa que a veces el Estado colombiano, que debe trabajar en forma armónica, no trabaje en la misma dirección.

Nos preocupan ciertas decisiones judiciales, que acatamos y respetamos como es nuestro deber y nuestra obligación. Pero nos preocupa que algunas ramas del Poder Público no entiendan el contexto particular en que se desempeñan nuestros soldados y no tengan en cuenta ese contexto en sus decisiones.

Nos preocupa, y así lo tengo que decir —y con franqueza—, el alcance y las implicaciones de ciertos conceptos y de ciertas consideraciones en que se fundan algunas de esas providencias.

El papel de ustedes, queridos subtenientes, el papel de cualquier soldado de Colombia, es tal vez el más riesgoso de los que hay para cualquier ciudadano.

Ustedes arriesgan sus vidas todos los días. Es el riesgo más alto. Y asumen ese riesgo con esa valentía y ese honor del cual les he venido hablando.

Por eso es difícil entender cuando se condena al estado por enviar a la Fuerza Pública a cumplir esa valiosa y abnegada labor en situaciones o zonas de alto riesgo.

Y es cuando los soldados más se necesitan, cuando hay situaciones de alto riesgo. Y los soldados y policías están constituidos precisamente para proteger a los ciudadanos en las zonas donde hay alto riesgo.

¿Cómo va a ser que condenen al Estado por enviar a los soldados y a los policías a que protejan a la población en zonas de alto riesgo?

Yo creo que dentro de nuestro objetivo —que ha sido una insistencia mía desde que me posesioné el 7 de agosto— de trabajar armónicamente todos los poderes, el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial, vamos a tener que establecer unos diálogos para ponernos de acuerdo para que se le dé un contexto, un contexto de conflicto y se le dé al trabajo de los miembros de la Fuerza Pública un contexto especial que siempre ha requerido consideraciones especiales.

Estos soldados no hacen una labor cualquiera, estos oficiales no van a hacer una labor cualquiera; estos oficiales van a ir a zonas de alto riesgo a exponer sus vidas para que el resto de los colombianos podamos desempeñarnos en nuestras labores cotidianas con normalidad.

Llamado a la ponderación

Y no es una situación normal; es una situación especial. Eso hay que entenderlo para que podamos todos como Estado continuar en esa senda hasta la victoria final y hasta entregarle la paz total a nuestro país.

Y la norma cuando se analiza la conducta de un militar o de un policía debe ser la ponderación, la ponderación. Hay que ponderar el contexto del conflicto y hay que ponderar las situaciones especiales que implica la lucha contra los grupos narcoterroristas.

De esta manera —y este es un mensaje importante— de esta manera se garantizan mejor las decisiones justas y equilibradas. Porque como tanto se ha dicho, no estamos en Dinamarca sino estamos en Cundinamarca. Un departamento que además lideró aquí nuestro general Mora (Jorge Enrique Mora Rangel, ex comandante de las Fuerzas Militares), usando esa templanza, ese valor, esa tenacidad y exponiendo la vida de él y de sus hombres todos los días, y por lo cual siempre, siempre, le estaremos eternamente agradecidos.

Y la realidad que vivimos y los principios, y los valores que deben regir nuestra justicia dentro de esa realidad es la que debemos ponderar. Y por eso mi llamado en este momento es a eso, a la ponderación, porque estamos viviendo un momento muy especial, muy importante de nuestra Patria, donde los tres ‘bueyes’ de la democracia tienen que caminar en la misma dirección y en forma armónica.

Y ahora bien, a los señores oficiales, a los suboficiales, a los soldados, quiero decirles que el país entero los respalda, el país entero los aprecia, el país entero está detrás de ustedes.

Y este Presidente lo mismo. Porque lo veo todos los días, lo escucho, lo palpo.

Ustedes representan lo mejor que tiene nuestra Patria. Y por eso tenemos que defenderlos, apoyarlos y darles todo nuestro entusiasmo para que continúen esa labor que han venido desarrollando y que ha cambiado la faz de este país para bien, para poder dejarles a nuestros hijos y nuestros nietos un país realmente en paz.

Felicitaciones de nuevo, queridos nuevos subtenientes, y a sus familias. Les deseo lo mejor.

Lleven siempre con gran orgullo ese uniforme. Actúen siempre con transparencia, actúen siempre con valor y actúen siempre con amor infinito a su institución y a la Patria, y con esos principios que aquí les han enseñado y así llegarán muye lejos, como llegó hoy el general Paredes (Luis Felipe Paredes, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares).

Cuatro soles. Primer nariñense en la historia que llega a ser general de cuatro soles.

Les deseo que todos lleguen a ser generales de cuatro soles. Y que Dios los bendiga.

Muchas gracias”.

 
Presidencia de la República de Colombia

Evaluación del Gobierno

Contratación

Servicios al Ciudadano

Páginas Web Presidencia

Nuestra Entidad

  • gobierno en linea
  • PUC
  • Casa de Nariño para Niños
  • presidencia 2002-2006 2006-2010

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá, Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300
Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666 - Última actualización: 01/06/2011 17:49