Omitir vínculos de navegación
2010
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
NOTICIAS
2014
2013
2012
2011
2010
SALA DE PRENSA
NOTICIAS
FOTOS
AUDIOS
VIDEOS
DISCURSOS
D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Sistema Informativo del Gobierno
SIG
Palabras del Presidente Juan Manuel Santos Calderón en agradecimiento a las Fuerzas Armadas en La Macarena

La Macarena (Meta), 26 sep (SIG). “Hace 200 años el Libertador Simón Bolívar, con un puñado de compatriotas, hizo historia; hizo historia que hoy 200 años después estamos celebrando. Nos liberó del yugo de la opresión española y le dio la independencia a nuestro país.

200 años después, ustedes también han hecho y están haciendo historia, una historia comparable, porque nos están liberando del yugo de más de 50 años de la violencia de este grupo terrorista de las Farc.

El Libertador Simón Bolívar estaría muy orgulloso de esta operación, de la forma como se ejecutó y de sus resultados.

Acabamos de sobrevolar el sitio exacto donde se ejecutó la Operación Sodoma y nos dimos cuenta o ratificamos, porque ya lo sabíamos, la dificultad del terreno para hacer una operación de este tipo.

Sin embargo, la operación se ejecutó de forma impecable y con los resultados que todos esperábamos. Una operación muy bien planeada desde hace mucho tiempo.

Bien recuerdo hace poco más de dos años, cuando dijimos que para dar de baja al ‘Mono Jojoy’, había que infiltrarlo. Y unos valientes miembros de nuestras Fuerzas Armadas se ofrecieron para hacer esa tarea. Dos años después, esa tarea culmina con éxito.

Ahí en esa tarea participaron miembros de todas las fuerzas. Cómo me satisface como Presidente de la República ver que en el día de hoy me da parte un general de la Fuerza Aérea, el general Tito Pinilla; y me dice:

‘Presidente, a sus órdenes. Personal del Ejército, personal de la Infantería de Marina, personal de la Fuerza Aérea, personal de la Policía’.

Todas nuestras fuerzas trabajando en forma conjunta. Eso es lo que ha hecho que nuestras fuerzas hayan tenido éxito en los últimos tiempos, el trabajo conjunto en las operaciones, el trabajo conjunto en la inteligencia.

Y me decían que en esta operación hubo una situación especialmente significativa en ese sentido, que había un helicóptero de la Policía, cuyos pilotos eran pilotos de la Policía, pero que llevaba comandos del Ejército que se estaban descolgando por los lazos.

Y que el maestro, el maestro de soga, era una persona de la Infantería de Marina. Es el ejemplo perfecto del trabajo en equipo, del trabajo coordinado, que nos está dando los resultados que hoy el país y el mundo entero están celebrando.

En las guerras, en la historia, siempre hay un punto de inflexión. Yo deliberadamente cuando fui Ministro de Defensa, nunca quise utilizar, la expresión ‘es el comienzo del fin’. Ni siquiera cuando le dimos a ‘Raúl Reyes’, ni siquiera con la Operación Jaque.

Pero esta operación, esta operación contra el ‘Mono Jojoy’, esta exitosa operación, sí es un punto de inflexión, donde creo que, con un buen margen de confianza, podemos decir que es el principio del fin de las Farc.

Y que queden notificados el resto de las Farc, porque cuando hay un punto de inflexión la historia nos enseña que hay que perseverar, perseverar y seguir perseverando. Y que vamos a ir con estos héroes de la Patria, con nuestros soldados de tierra, mar y aire y nuestros policías, detrás de las Farc donde estén.

Si están en los ríos, allá iremos; si están en las colinas, allá iremos; si están en las montañas, allá iremos; si están en los páramos por encima de los 10 mil pies de altura, allá iremos; si están en las selvas más tupidas, como fuimos allá en contra del ‘Mono Jojoy’ allá estaremos.

Porque esta es una señal muy importante: ¡No hay rincón de nuestro territorio donde nuestras fuerzas armadas no puedan llegar!

Esta madriguera, que era la madre de las madrigueras de esta organización que lleva 50 años –un cuarto de nuestra historia de República independiente, generando violencia contra nuestra democracia–, esta madre de las madrigueras, fue el blanco de esta operación.

No había otra madriguera más protegida; no había otra madriguera donde hubiese más gente protegiendo a este bandido, el ‘Mono Jojoy’. La dificultad del terreno para llegar allá, un bunker de concreto y sin embargo, sin embargo allá llegamos.

Y hoy podemos decir que este símbolo del terror ya no más, ya dejo de existir y no va a seguir haciendo sufrir a tantos colombianos; a tantos colombianos de bien e inclusive a los propios miembros de su organización, porque si por algo se caracterizaba el ‘Mono Jojoy’ era por su crueldad.

Y aprovecho la oportunidad para decirles a los miembros de esa organización, que aquí hay un Estado que les tiende la mano y que les dice:

Salven sus vidas, no sigan en esa locura. ¡Desmovilícense! que les vamos a abrir las puertas para que vuelvan a retornar con sus familias y dejen de sembrar el terror y la violencia.

El Estado será implacable hasta último momento, pero al mismo tiempo tiende una mano generosa y les dice:

Aquí están las puertas abiertas para desmovilizarse.

Porque lo que queremos todos es la paz; por lo que nuestros soldados, nuestros infantes, nuestros policías luchan, es por la paz. Pero una paz digna y una paz duradera.

A estos miembros de las Farc, a sus familias, les reiteramos:

El camino es la desmovilización si no quieren acabar muertos o capturados. Porque nosotros seguiremos, cada vez con más fuerza, cada vez con más bríos, detrás de ustedes mientras continúen con su actuar terrorista.

Y digo que cada vez con más fuerza porque una parte muy importante del éxito de esta operación es la información invaluable que hemos encontrado; una información muchísimo más rica, muchísimo más útil que la que encontramos en nuestro ataque a ‘Raúl Reyes’.

Solamente en volumen es cerca de cinco o seis veces más, once veces más me corrige el general Naranjo (Óscar Naranjo, Director de la Policía Nacional), once veces más en volumen.

Pero lo que ya hemos visto también, en calidad. La información que estamos encontrando en esos computadores nos va a facilitar muchísimo el trabajo de ir detrás de todos y cada uno de los miembros de esa organización, de sus redes de apoyo, de sus fuentes de financiación, de sus activos, porque si algo descubrimos, por ejemplo, es que este bandido era un gran terrateniente, dueño de extensas fincas de ganadería.

Y como tenía una obsesión por el dinero, tenía muy bien detallado cuántas vacas tenía en cada potrero; potreros y vacas que vamos a expropiar y a devolvérselas a sus verdaderos dueños, a los campesinos de Colombia.

Esta información va a acelerar la consecución de la paz, porque nos va a dar todos los instrumentos, todos los instrumentos para ser mucho más efectivos en las acciones que ustedes, héroes de la Patria, queridos soldados, infantes, policías, ejecutan todos los días.

Permítanme hacer un paréntesis sobre un tema que quisiera desde aquí –porque nos concierne a todos– traer a colación. En el viaje, viniendo aquí a La Macarena, el almirante Cely (Edgar Cely, Comandante de las Fuerzas Militares) me mostró una información; que un juez en Bogotá, el Juez 11 de Garantías, decidió darle casa por cárcel al coronel retirado que lideraba esa banda de criminales que les robaba las armas al Ejercito y se las suministraba a las Farc.

¡Por Dios! Mirándolos a ustedes aquí, cómo exponen sus vidas todos los días, yo me pregunto cuál es el papel de la justicia en Colombia, cuando nuestros héroes de la Patria están arriesgando sus vidas todos los días, pero al mismo tiempo un juez decide darle casa por cárcel, porque según su criterio, este individuo no representa ningún peligro para la sociedad, cuando lo que estaba haciendo era entregándoles armas para que esos bandidos mataran a sus antiguos compañeros. ¿Qué clase de justicia es esa?

Yo sí quisiera llamar la intención a las Altas Cortes, al Consejo Superior de la Judicatura, y decirles que el país y el Presidente de la República, con todo el respeto por su independencia, pero con toda la convicción sobre la necesidad de trabajar armónicamente, que le den una explicación al país sobre el comportamiento de jueces como éste, que deciden de la noche a la mañana no solamente liberar a 26 de los 34 criminales capturados en esta operación que inició el propio Ejercito, en un proceso de depuración, y que enaltece esa institución, si no que ahora le den casa por cárcel al bandido jefe, líder, de esa banda criminal.

Porque también me enteré el día de ayer que casi en forma simultanea, otro juez o la Fiscalía –no sé, general Naranjo–, liberó todos los miembros de esa organización que estaba explotando ilegalmente; un juez de control de garantías –también fue otro juez–, después de un esfuerzo que yo personalmente vi como la Policía llegó y los agarró en flagrancia envenenando uno de los humedales más importantes de nuestro territorio, creando el caos y un daño ecológico sin precedentes, hoy están todos libres.

¿Qué tipo de justicia es esa y qué tipo de estimulo van a tener nuestras Fuerzas para seguir combatiendo por la paz de este país, por la seguridad de este país, con comportamientos de la justicia o de esos jueces, con comportamientos como los que acabo de relatar?

Por eso mi llamado a la justicia, desde aquí de La Macarena, es que por favor actúen en forma armónica con el Ejecutivo, con los demás poderes, para alcanzar esa paz que todos necesitamos, esa tranquilidad que todos estamos exigiendo.

Pero ustedes, queridos soldados, infantes, policías, están haciendo historia.

Ustedes podrán decirles a sus hijos y a sus nietos que participaron de una operación y estuvieron presentes combatiendo en un momento de la historia en donde comenzó finalmente el camino hacia la verdadera paz, porque eso es lo que ustedes están haciendo con esta operación y con las que vienen.

Porque cuando dijimos espérense a la bienvenida de este Gobierno, no nos referíamos solamente al ‘Mono Jojoy’; cuando dijimos espérense a la bienvenida de este Gobierno, nos referíamos a la operación contra el ‘Mono Jojoy’ y a muchas otras operaciones.

Porque no vamos a dejar de darle la bienvenida de este Gobierno a las Farc con operaciones como estas que ustedes acaban de ejecutar.

Por eso los felicito, los felicito de todo corazón. El pueblo colombiano los rodea con admiración y con respeto a ustedes, a sus familias, a todos los miembros de nuestras gloriosas Fuerzas Armadas.

Y no solamente aquí en el país. Yo vengo de Nueva York; estaba con todos los mandatarios del mundo en la Asamblea de Naciones Unidas. Todos les mandaron a ustedes un saludo de felicitación, diciendo: ‘¡Qué maravilla para Colombia tener unas Fuerzas Armadas que logran resultados como los que hoy estábamos viendo, el día de la operación’.

Y por eso los estimulo a que no bajen la guardia a que sigan con mayor entusiasmo, porque como les decía aquí al principio, ese punto de inflexión lo dio esta operación y cuando esos puntos de inflexión llegan, lo que tenemos que hacer es perseverar.

De nuevo felicitaciones. A usted, almirante Cely como Comandante de las Fuerzas Militares; a usted, general Matamoros, como Jefe de Estado Mayor Conjunto; a usted, almirante Echandía, como Comandante de la Armada. Sé que su inteligencia también participó de manera importante; además uno de sus hombres era el jefe de la ‘burbuja’, del blanco en materia de inteligencia.

A usted, general González (Comandante de la Fuerza Aérea), como le he dicho y como lo he dicho tantas veces: ¡Que buena puntería la de nuestros pilotos de la Fuerza Aérea colombiana! La Fuerza Aérea Colombiana que es ejemplo, como las demás fuerzas, en todo el continente.

Usted, general Vargas, que esta aquí representando al Ejército y al general Navas (Comandante), sus hombres; sus hombres ¡qué valor, qué coraje con que defienden y siguen y siguen combatiendo!

¡Qué bueno tener un Ejército como el que tenemos nosotros! Y qué decir del general Naranjo, su Policía, Muchas felicitaciones. Sabemos del papel fundamental que usted, su gente, su inteligencia, jugó en esta operación.

Por eso cuando les dije allá en Larandia tenemos el mejor equipo, tenemos las mejores circunstancias, no me cabía duda que comenzaríamos a dar resultado tras resultado. Ahí esta la prueba: tenemos el mejor equipo, tenemos la mejor cúpula, tenemos la mejor gente para seguir adelante batallando por la paz de este país.

Que Dios los bendiga a todos. Y les agradezco a nombre de todos sus compatriotas, con admiración y con respeto, ese sacrificio y esa labor que todos ustedes hacen todos los días por su Patria, por Colombia.

Muchas gracias”.

 
Presidencia de la República de Colombia

Evaluación del Gobierno

Contratación

Servicios al Ciudadano

Páginas Web Presidencia

Nuestra Entidad

  • gobierno en linea
  • PUC
  • Casa de Nariño para Niños
  • presidencia 2002-2006 2006-2010

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá, Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300
Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666 - Última actualización: 26/09/2010 13:36