Este es el sitio de la Presidencia 2010 - 2014 - última actualización 7 de agosto de 2014
Omitir vínculos de navegación
2010
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
NOTICIAS
2014
2013
2012
2011
2010
SALA DE PRENSA
NOTICIAS
FOTOS
AUDIOS
VIDEOS
DISCURSOS
D L M M J V S
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Sistema informativo del Gobierno
SIG
Palabras del Presidente Juan Manuel Santos Calderón en el lanzamiento de las Mesas Temáticas para la Reforma a la Salud

Bogotá, 21 sep (SIG). “En el camino hacia la prosperidad que hemos iniciado hay un tema básico, que para nuestro Gobierno –para mi Gobierno– es una gran prioridad: y hablo de la salud de todos y cada uno de los colombianos.

¡Éste debe ser, tiene que ser, otro motivo de Unidad Nacional!

A todos nos incumbe y nos interesa el bienestar físico y mental de cada niño, joven, adulto y anciano.

Al instalar estas mesas temáticas para la muy importante y necesaria Reforma a la Salud, quiero resaltar que es trascendental que en las discusiones reine la confianza de unos con otros, y se imponga la fuerza de los argumentos por encima –como aquí ya se ha dicho– de cualquier interés personal o interés sectorial.

¡Porque se trata de la salud, el más preciado derecho, una de las mayores prioridades de cualquier colombiano!

¡Aquí no caben personalismos ni preferencias gremiales!

Debemos trabajar juntos, con espíritu constructivo, con nobleza, para mejorar el servicio, para luchar contra las fallas del sistema y asegurarnos de que nunca más ¬–¡nunca más!– se muera un paciente haciendo fila en un hospital.

Las Mesas Temáticas

Por eso es tan importante hacerles un reconocimiento a todos los sectores, sin excepción –desde los usuarios hasta los médicos, incluyendo las empresas prestadoras de salud–, que tienen representación en estas 12 Mesas Temáticas para la Reforma a la Salud que hoy instalamos.

Los asuntos que estas mesas van a abordar en las próximas tres semanas, tienen relación con: 1. Atención a los usuarios; 2. Rectoría y estructura del sistema; 3. Aseguramiento; 4. Promoción de la salud y prevención de la enfermedad; 5. Prestación de servicios; 6. Evaluación de tecnologías; 7. Salud Pública; 8. Atención primaria en salud; 9. Política Farmacéutica; 10. Talento Humano; 11. Inspección, vigilancia y control; y por último, un punto muy, muy importante, porque de eso depende la viabilidad: el financiamiento.

Se trata de un proceso democrático de consulta, diálogo y discusión técnica, basado –repito, y ojalá sea así– en la confianza entre todos para obtener un buen resultado.

Y esta palabra es muy importante: ‘Confianza’. Confianza para construir un mejor sistema que privilegie al usuario, y a los resultados en materia de salud, y que garantice su sostenibilidad.

Calidad, calidad y calidad

Si bien el país ha avanzado en forma significativa en términos de cobertura, llegando aproximadamente a 42 millones de colombianos que cuentan hoy con servicios de salud, éste es el momento de dar un gran salto en términos de calidad, equidad en el acceso y cobertura universal.

Ese es un compromiso de todos y eso nos convoca hoy.

¡Calidad, calidad y calidad es el lema con el que debemos acostarnos hoy y levantarnos cada mañana hasta que esta reforma sea realidad!

Por fortuna, el proceso de diálogo ya viene andando.

Hace tres semanas iniciaron las Audiencias Regionales sobre la Reforma al Sistema de Salud, que consisten en foros convocados por el Congreso de la República con los habitantes de la Costa Atlántica, del Valle, los Santanderes, la Zona Andina, el Eje Cafetero y los Llanos Orientales.

Hace dos semanas también comenzaron también los Diálogos por la Salud, en los que el Ministerio de Protección Social es interlocutor directo con los académicos, con los médicos, con los empresarios, con los alcaldes, los gobernadores y asociaciones de usuarios y los hospitales.

Queremos tener en cuenta en la reforma las ideas y perspectivas de todos; las perspectivas, los enfoques de todos ustedes, de todos los usuarios y de todos los agentes de este sistema.

La ciudadanía también va a poder participar en esta etapa que iniciamos hoy en esas 12 Mesas Temáticas, a través de la web, porque se va a difundir por Internet para que los colombianos todos se enteren de los avances, inclusive hagan sus propios aportes, sus propias sugerencias.

Es un proceso de interlocución permanente y de enriquecimiento permanente, que así es como las políticas públicas se deben construir para que sean efectivas.

Y las conclusiones de este grupo serán el insumo fundamental para las INICIATIVAS LEGISLATIVAS que le presentaremos al Congreso con el fin de realizar la reforma estructural que se requiere, que queremos todos, que requiere el país.

La primera iniciativa legislativa es una Ley Ordinaria que será tramitada a través del proyecto que ya hace tránsito en el Congreso y que fue radicado por el Partido de la U.

Sea este el momento para destacar y agradecer esa disciplina y esa seriedad con que este Partido ha ejercido ese liderazgo con esta iniciativa.

Con La U, precisamente, me reuní en el día de ayer para avanzar en la agenda social, una agenda amplia, una agenda ambiciosa. La Prosperidad Democrática tiene una base muy fundamental que es lo social y que el país además necesita.

Proyectos como éste, con sensibilidad social, enaltecen el trabajo y la labor de todo el Congreso y por eso ¡gracias, Partido de La U! ¡Me siento muy orgulloso de mis copartidarios!

Y además, gracias por el apoyo de los demás partidos, porque sé que aquí están apoyando esta iniciativa y este gran objetivo.

Un sistema de salud para la prevención

Quiero insistir, quiero ser enfático en que los colombianos necesitan un sistema de salud basado en el aseguramiento, que les permita tener un acceso real y sostenible a servicios de salud de buena calidad, no sólo para curar enfermedades sino para prevenirlas.

Esto debe entenderse muy bien: si le damos especial énfasis a la prevención tendremos a una sociedad mucho más saludable, más vigorosa, no solo en su bienestar físico y mental, sino también en sus finanzas, desde la economía de cada núcleo familiar hasta las cuentas del fisco nacional.

En esto de la prevención, ahí cabe un concepto que no hemos aplicado en el país. Si hay algo que ha fallado de la política en los últimos años, ha sido esto; y es la aplicación de un concepto muy, muy elemental: ¡prevenir es mejor que curar! Resulta mejor en todo sentido

Y ese es un gran primer punto del proyecto de ley:

Volcaremos el sistema hacia la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, que son probados mecanismos, más eficaces y de menor costo, para lograr que las personas disfruten de mayor bienestar.

Me decía mi médico, un médico –aquí veo al doctor (Roberto) Esguerra, que creo que lo conoce muy bien– me decía: ‘haga ejercicio. Trote todos los días si puede, o tres o cuatro veces a la semana’. Resulta veinte veces más barato la prevención que después tener que acudir al médico si tengo algún problema en el corazón.

Y por eso estoy trotando entre tres y cuatro veces a la semana ya hace algún tiempo.

Eso es una exhortación a todos los colombianos. Tengan un régimen saludable, hagan ejercicio, lleven una vida sena, que eso les va a ahorrar mucho dinero y además, hace que rindan mejor

En un segundo punto, la Nación tendrá a su cargo la conducción de la política y la asignación presupuestal para hacer cumplir esta promoción, esta prevención y la salud pública.

Cada ciudadano, además, está en la obligación de entender que –así como la salud es un derecho–, su bienestar también es un deber consigo mismo, de autocuidado, de prácticas sanas.

En tercer lugar, buscamos fortalecer el modelo de atención primaria en salud, de manera que se articule mejor la atención básica con la atención especializada, lo que redundará en una mayor satisfacción de los usuarios y, por supuesto, en un uso más eficiente de los recursos.

Hay un cuarto aspecto muy importante:

Para avanzar en calidad, debemos tener información pertinente que nos permita diagnosticar y medir al sistema, vigilarlo, de manera constante.

Por ello, el proyecto de Ley establece el diseño de un sistema de información que permita monitorear –por región y EPS– los resultados en materia de salud; y para ello usaremos indicadores de salud, como los indicadores trazadores, los indicadores centinela y las encuestas de satisfacción periódicas, para que los usuarios elijan, basados en resultados, a los mejores prestadores de servicios.

En las regiones donde esto no sea posible porque sólo hay un prestador o por otros problemas de carácter estructural, el Estado deberá suplir esta deficiencia con mejor regulación y especial atención en la vigilancia.

Un quinto punto tiene que ver con el fortalecimiento presupuestal y técnico de la Superintendencia de Salud, para que centre sus esfuerzos en hacerles seguimiento a los indicadores de calidad en las entidades territoriales, EPS y hospitales.

Los corruptos quedan avisados

Teniendo a la mano este sistema de monitoreo, vamos a mantener los ojos abiertos para denunciar y también para, por supuesto, corregir algo muy importante: los focos de corrupción y malas prácticas, que tanto daño le han hecho al sistema de salud.

Podremos entonces tomar mejores decisiones, crear más confianza, aumentar la transparencia y exponer a esos infames, porque son infames los que le roban los recursos a la salud de los colombianos.

Los corruptos ya están avisados de que contra ellos crearemos fuerzas de tarea especial para perseguirlos y ponerlos tras las rejas con la misma determinación que combatimos a los terroristas.

La operación que esta mañana se dio a conocer, 40 colombianos que estaban en una red –muchos de ellos, lamentablemente miembros de la Fuerzas Militares, tanto del Ejército como de la Policía–, es una muestra de las muchas que vamos a dar en ese sentido.

Esa investigación que se dio a conocer esta mañana fue iniciada por el propio Ejército, en una operación que se llama contrainteligencia. Esa contrainteligencia la vamos a aplicar en el sistema de salud, porque sabemos dónde están concentrados los corruptos.

De manera que ya están avisados y vamos detrás de ellos.

Robar los recursos del Estado es un crimen, pero además quitárselos a la salud de todos, a la salud de los más pobres, ¡es una repugnante infamia!

En la misma Ley quedará manifiesto nuestro compromiso para fortalecer las funciones de la Comisión de Regulación en Salud (CRES), en su papel como organismo técnico y organismo regulador del Sistema.

En sexto lugar, ratificaremos que la conducción, regulación y definición de la política del sector sean tareas en las que se concentre el Ministerio de Salud –que como hemos dicho, será una cartera aparte del Ministerio del Trabajo–.

Vamos a motivar desde ahí la buena gestión de los hospitales, recompensando su asignación presupuestal, de acuerdo con los indicadores positivos de desempeño que arrojen periódicamente.

Principios de Buen Gobierno en salud

Y escuchen bien, por favor: Queremos que los principios del Buen Gobierno que promovemos hagan parte de cada sector y eslabón del Estado; se trata de una gestión eficiente, basada en la ética pública, en la transparencia, en la austeridad, para proveerles a los colombianos –en este caso– una atención en salud oportuna y con calidad.

El séptimo punto clave de esta reforma es la actualización del Plan Obligatorio de Salud.

Como lo dijimos en campaña, el POS debe contemplar todas las circunstancias, medicamentos, servicios e intervenciones médicas que garanticen la vida y el bienestar de todo colombiano.

¡Eso no es opcional!

¡Proteger la vida no es una alternativa que dependa de la tenencia de un carné o el trámite de una tutela!

Dicha actualización del POS también es un paso para acabar con el desangre fiscal que generan los servicios que están por fuera del POS –conocidos como recobros, como el No POS– que en la actualidad representan cerca de 2,5 billones de pesos, cuando hace tres años no llegaban a los 500.000 millones.

Me causó mucha curiosidad, en el sentido positivo de la palabra, ver esta mañana en una entrevista al británico Sir Michael Rawlins. Cuando yo estaba de Presidente Electo hice una gira por Europa, paré en Londres y me entrevisté con el ex primer ministro Tony Blair. Le pregunté que de sus diez años en el poder, qué era de las cosas más importantes que había hecho.

Y me dijo: ‘De las cosas importantes que he hecho fue la creación de una cosa que se llama Nice (Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica de Gran Bretaña), que es un instituto que controla, que vigila, los precios de los medicamentos y un poco el sistema de salud.

Está aquí en Colombia –tengo entendido– el que dirige Nice . Y le dijeron en una pregunta: ‘Usted en Inglaterra no tiene los problemas que tenemos en Colombia, de que las tutelas le imponen unos costos exorbitantes al sistema de salud.

Y con esa flema inglesa, respondió: ‘No, allá no tenemos ese problema porque es que allá los jueces tienen en cuenta las limitaciones del sistema’. Eso es tan racional y tan obvio para que el sistema sea sostenible, que ojalá dentro de este espíritu de la reforma este tipo de conceptos estén siempre presentes.

El fenómeno de los recobros No POS ha motivado, además, una cadena de intermediación que produce sobrecostos en medicamentos, que en algunos casos llegan a superar en 100, 200 o 300 por ciento los precios de referencia.

Será nuestra prioridad ponerle freno a esa perversa cadena de intermediación y controlar, en general, el tema de los recobros No-POS con medidas efectivas de control de gasto en medicamentos.

Atención nacional a usuarios del Régimen Subsidiado

En octavo lugar está un compromiso de campaña, que sin duda haremos realidad con esta Ley: es el acceso a la salud que los usuarios del Régimen Subsidiado tendrán en todo el territorio nacional.

Por ejemplo, quien se haya afiliado en Riohacha y salga de viaje a otra ciudad, debe ser atendido con la máxima calidad posible, ya sea en Armenia o en Bogotá.

¡En eso –denlo por hecho– vamos a cumplir!

Para ese propósito se definirán cronogramas de transición para que las EPS subsidiadas tengan cobertura nacional; y se van a establecer procedimientos para que los recursos lleguen a quienes en efecto presten los servicios.

Una de las tareas de las Mesas Temáticas será evaluar si es más conveniente que la administración del Régimen Subsidiado esté en los municipios o, por el contrario, es preferible una administración más centralizada a favor de una mejor atención y un flujo más expedito de los recursos.

Todo esto debe apuntar también a la sostenibilidad financiera del sistema.

De eso se trata el punto número nueve de la reforma: La calidad, calidad y calidad de la salud, con la que debemos estar obsesionados, tiene que ser compatible con la sostenibilidad; una cosa no puede ser argumento para ir en detrimento de la otra; no son excluyentes.

Entendemos que es necesario unificar los recursos y adicionar fuentes.

Y en ese sentido, le vamos a proponer al Congreso que parte de las regalías se dirijan hacia la salud; por nuestra parte, ampliaremos en el mediano plazo el presupuesto para el sector. Haciendo un gran esfuerzo, porque créanme que la situación fiscal del país no es boyante.

Y cómo un último aspecto, el décimo de esta Ley ordinaria, quiero decirles a los médicos, a las enfermeras, a los terapistas, a los bacteriólogos, que promoveremos una política de talento humano, con el propósito de orientar y promover la formación profesional del sector de acuerdo a las necesidades del país.

Eso es bueno para ellos como gremio y para nosotros como clientes.

Pondremos en funcionamiento un organismo técnico que evalúe tecnologías, procedimientos y protocolos, vale decir ‘guías de atención’, que no serán de obligatorio cumplimiento, pero que esperamos sean consultados y tenidos en cuenta como referencia por parte de los profesionales de la salud.

Unificación de regímenes Subsidiado y Contributivo

La segunda iniciativa legislativa es la Ley Estatutaria que va a definir un cronograma para unificar, hasta el 2015, los regímenes Subsidiado y Contributivo de salud, atendiendo las disposiciones de la Corte Constitucional al respecto.

Eso significa que en sólo cinco años la totalidad de la población afiliada al Régimen Subsidiado contará con el mismo plan de beneficios de quienes están en el Régimen Contributivo.

Este proyecto legislativo complementa también las medidas para asegurar y regular el acceso a tratamientos de enfermedades que pongan en peligro la vida y que generen altos costos.

Aquí buscamos que el principio de solidaridad del sistema se materialice entre los colombianos con diferentes perfiles de riesgo, sin poner en peligro la estabilidad financiera.

Pretendemos regular el derecho a la salud, para evitar, entre otras cosas, los excesos absurdos que hoy están desangrando el sistema.

Le estamos impartiendo un mensaje de urgencia a la reforma –y así lo definimos ayer en la reunión con la bancada de la U–, porque es prioridad para nosotros cumplir con estos objetivos.

Estamos seguros de que el Congreso y la sociedad entenderán este mensaje como un llamado para trabajar de manera pronta y eficaz por un sistema integral de salud.

¡Porque la salud, señores, no da espera!

Trabajemos unidos, como debe ser, por un mayor bienestar para los colombianos, especialmente los más pobres.

Quisiera finalizar estas palabras reiterando los principios que, creo, deben regir estas mesas temáticas que inician una discusión histórica para el país.

Por un lado: calidad, calidad y calidad en la salud, con sostenibilidad.

Por otra parte, la reforma debe beneficiar a todo colombiano; no debe ser un asunto que privilegie a una clase social sobre otra, ni dependa de la ubicación regional del paciente.

Piensen –por favor– en sus hijos, en sus hermanos, en sus madres y en sus abuelos.

¿Cuál es el tipo de salud que cada uno de ellos merece?

Pues eso que uno quiere para su propia familia es precisamente el servicio que merecen todos los colombianos.

Yo confío plenamente en su buen juicio, en la experiencia de todos ustedes, en su sabiduría, para que este diálogo sea fructífero.

De antemano, les agradezco su esfuerzo, que sé que va a tener un magnifico resultado, vuelvo a repetir, histórico para todos los colombianos

Muchas gracias”.

 
Presidencia de la República de Colombia

Evaluación del Gobierno

Contratación

Servicios al Ciudadano

Páginas Web Presidencia

Nuestra Entidad

  • gobierno en linea
  • PUC
  • Casa de Nariño para Niños
  • presidencia 2002-2006 2006-2010

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá, Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300
Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666 - Última actualización: 21/09/2010 11:56