Omitir vínculos de navegación
2010
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
NOTICIAS
2014
2013
2012
2011
2010
SALA DE PRENSA
NOTICIAS
FOTOS
AUDIOS
VIDEOS
DISCURSOS
D L M M J V S
  1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31
Sistema Informativo del Gobierno
SIG
Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la ceremonia de ascenso a subtenientes y generales de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC)

Cali, 10 dic (SIG). “Qué bueno estar aquí en esta gran Escuela Marco Fidel Suárez, y qué honor que me hacen al permitirme inaugurar este nuevo campo de paradas. Inaugurar un campo de paradas para una ceremonia tan importante y tan significativa.

Por un lado, el ascenso de los generales de la Fuerza Aérea. Qué honor como Presidente de la República colocarle los cuatro soles a nuestro Comandante de la Fuerza Aérea, al general Julio Alberto González.

El general González se ha distinguido toda su vida por servir con pasión, con coraje, con total patriotismo, a nuestro país; a su institución, la Fuerza Aérea Colombiana; a los colombianos. Se merece esos cuatro soles.

Ha venido desempeñando la Comandancia de la Fuerza Aérea con grandes éxitos. Y estoy seguro que esos dos soles adicionales que hoy recibió le van a dar ese empuje y ese entusiasmo para que siga cosechando éxitos, no solamente para su carrera sino para la Fuerza Aérea y para el país.

También felicito a los generales ascendidos el día de hoy: el brigadier general Gustavo Adolfo Campo, al brigadier general Hugo Enrique Acosta, y a los brigadieres generales Carlos Eduardo Bueno, Luis Ignacio Barón y Pedro Ignacio Lozano. Los dos primeros ascendieron al grado de mayor general. Dos soles es un escalón adicional en su carrera, ya de generales de la República. Merecido por su incansable trabajo, por sus éxitos, por su integridad.

Y tres oficiales, tres coroneles ascendieron al grado de brigadier general. Tres coroneles que conozco personalmente. Tres coroneles que se han distinguido también en sus respectivas carreras, y que estoy seguro que con las nuevas responsabilidades que ahora adquieren van a seguir cosechando éxitos y dándole satisfacción, gran satisfacción a su Fuerza Aérea y a los colombianos.

También asistimos a la graduación de los subtenientes: 180 subtenientes. Esta Escuela lleva 89 años y ha graduado 4 mil 208 oficiales: 4 mil 208 colombianos y colombianas que han enriquecido a nuestra sociedad. Porque graduarse de subteniente de la Fuerza Aérea es un honor, porque aquí los preparan para lo mejor, porque aquí los entrenan para ser buenos oficiales y buenos ciudadanos, porque aquí les inculcan los principios y los valores que sirven de brújula y de mapa en la vida, y que han enriquecido también a una institución que tanto le ha dado al país, como es la Fuerza Aérea.

Ustedes, los nuevos subtenientes, deben sentirse muy orgullosos, al igual que sus familias: comienzan una carrera llena de desafíos, una carrera dura, una carrera con gran responsabilidad, una carrera que los va a hacer sufrir, pero que también les va a dar alegría y gloria.

Tengo una herida en el alma muy especial, que me ha generado una gratitud con la Fuerza Aérea y con esta Escuela. Cuando estaban pasando revista en mi posesión como Ministro de Defensa, infortunadamente perecieron el teniente Germán Ramírez y la subteniente Johana Herrera. Este teniente y esta subteniente tuvieron un accidente al regresar de la ceremonia del 20 de julio, ceremonia en la que me posesioné como Ministro de Defensa. Y por eso me dolió enormemente ese accidente. Y sus familiares fueron los primeros, de muchos familiares que me ha tocado expresarles mis condolencias.

Esta subteniente era la primera mujer que se había graduado como piloto de combate. Por eso guardo en mi alma esa espinita, esa herida, que al mismo tiempo me ha permitido admirar más y agradecerle más a la Fuerza Aérea.

También recuerdo con cierta nostalgia que en el año 1977 vine a esta Escuela por primera vez. Vine como cadete naval a competir en los juegos interescuelas. Vinimos como éramos los cadetes navales de ese entonces, y en cierta forma como siguen siendo: orgullosos, sacando pecho y un poco prepotentes. Y salimos de aquí con el rabo entre las piernas, porque la Fuerza Aérea por primera vez nos ganó los juegos interescuelas.

Han transcurrido 43 años. Aquí vuelvo como Presidente de la República, y lamentablemente para la Armada Nacional este año también volvieron a perder frente a la Fuerza Aérea Colombiana.

Pero nos queda algo positivo: que cuando las Fuerzas se unen, como ha sido ya costumbre en la historia reciente, salen victoriosas. Como se unieron para competir en los Juegos Interamericanos y Colombia ganó esos Juegos Interamericanos por encima de Brasil.

También competimos en Turquía, con gran éxito, en los Juegos Mundiales. Y me complace muchísimo que una de las alféreces que hoy se graduó de subteniente, Adriana Jaramillo, obtuvo medalla de plata y medalla de oro. Medalla de plata en Turquía y medalla de oro en el Suramericano en paso de pista.

Almirante Cely: de pronto podemos llevarnos a esta subteniente para el Almirante Padilla, para la Escuela, a que entrene a los cadetes navales allá a ver si en la próxima vez tenemos un mejor resultado.

Subteniente, la felicito mucho. Quiero decirle que usted, al igual que todos sus compañeros, es orgullo de la patria. Me complace muchísimo poderla felicitar. Siga con ese empuje y siga dando ejemplo.

El deporte es parte de la educación. El deporte es algo que une a una sociedad. Por eso esas medallas que usted obtuvo. Siga entrenando para ver si logramos medallas en los Panamericanos y de pronto en los Olímpicos. Muchas gracias y muchas felicitaciones, subteniente.

La Fuerza Aérea Colombiana le ha dado a este país enormes triunfos. En la Segunda Guerra Mundial, cuando la Real Fuerza Aérea Británica derrotó a los alemanes en los cielos del Canal de la Mancha, el Primer Ministro Winston Churchill dijo, palabras más palabras menos: ‘Tantos no le han debido nunca tanto a tan pocos’.

Eso podemos decir nosotros de nuestra Fuerza Aérea Colombiana. Estos últimos años en los que hemos recobrado la esperanza, hemos recobrado nuestro país, ustedes ven el optimismo de los colombianos, ya podemos apropiarnos de nuevo de nuestro territorio que había sido usurpado por los violentos.

Todo ese éxito que han tenido nuestras Fuerzas Armadas, nuestra democracia, que hoy nos señalan en el mundo entero como un ejemplo, se debe en buena parte a la Fuerza Aérea Colombiana.

Todos los desmovilizados sin excepción confiesan que sentían terror cuando oían el ruido de esos aviones que ustedes vieron el día de hoy. Donde tenemos absoluto control es en el aire. Y no solamente tenemos absoluto control en el aire, sino que nuestros pilotos tienen la mejor puntería, son hábiles y por eso en todo el continente los señalan como los mejores pilotos de cualquier fuerza aérea de todo el continente. ¡Qué orgullo, qué orgullo!

En todas las operaciones exitosas, operaciones contundentes contra los grupos ilegales, por ejemplo las de este año: la Operación Némesis, la Operación Fortaleza, la Operación Sodoma, donde se dio de baja a ese símbolo del terror que era el ‘Mono Jojoy’, ahí estaba la Fuerza Aérea con su contundencia, con su puntería, con su coraje.

Diría que sin la Fuerza Aérea, ese progreso que hemos logrado no hubiese sido posible. Y lo hacen siempre respetando los derechos humanos, como lo reconoce inclusive el Comité Internacional de la Cruz Roja, que ha colocado a la Fuerza Aérea Colombiana como un ejemplo de un arma respetuosa de los derechos humanos.

Es lo que siempre hemos querido. Y por fortuna ya lo estamos aplicando: peleando con la Constitución en una mano y con el fusil en la otra, para darle legitimidad a la victoria.

Victoria que, si la Fuerza Aérea sigue con esa contundencia, vamos a lograr más temprano que tarde, porque hemos avanzado mucho pero todavía falta camino por recorrer. Y la Fuerza Aérea va a cumplir un papel fundamental en ese trecho que nos falta.

Como lo hizo hace dos días, por ejemplo, en una Operación Beta, en Jambaló, Cauca. Según las fuentes del DAS, se dio de baja a ocho de esos bandidos e hirieron a diez más.

Tienen que seguir, perseverar hasta que logremos esa paz que todos los colombianos estamos añorando.

Ustedes los 180 subtenientes pueden mirar para atrás y decir: pasé por la Escuela Marco Fidel Suárez y porté el uniforme. Algunos de ustedes van a caer en combate. Como cayeron -por ejemplo- este año el teniente coronel Arturo Colmenares, el mayor Juan Camilo García, el subteniente William Caviedes, el subteniente Cristóbal Navarro, el técnico segundo Luis Rojas y el técnico segundo Álvaro Gómez. Cayeron haciendo precisamente un vuelo de inteligencia encima de donde dimos de baja al ‘Mono Jojoy’ dos semanas más tarde.

Nos duelen enormemente esos sacrificios. Nuestro corazón está con sus familias. Pero es también el precio que se paga para lograr esa paz que todos añoramos.

Muchos de ustedes van a llegar a ser generales de la República. Van a comandar operaciones importantes y todos podrán decir que portaron el uniforme de la patria, que es el honor más grande que puede tener cualquier colombiano. Lo digo siempre con orgullo: el honor más grande que he tenido yo es haber portado el uniforme de la patria.

Recientemente se nos presentó otro enemigo: la naturaleza. Hemos tenido el peor invierno en nuestra historia. Las peores inundaciones en nuestra historia. Aquí en el Valle del Cauca lo han sufrido en carne propia. En todo el país.

Llevamos más de un millón 700 mil damnificados. Estamos llegando a los 2 millones. Es algo sin precedentes. Una tragedia. Una desgracia. Pero una desgracia y una tragedia que nos va a crecer como colombianos, así como cuando ustedes en la Fuerza Aérea sufren un revés: se crecen y siguen adelante.

Además esa labor humanitaria que realiza permanentemente la Fuerza Aérea es parte de su activo. Los colombianos aprecian la Fuerza Aérea porque siempre están presentes en cualquier tragedia, ayudando, como están presentes en las tragedias en otros países, como estuvieron presentes en Haití, como estuvieron presentes en Chile, como estuvieron presentes en Perú, como estuvieron presentes hace unas semanas en Costa Rica.

Me llamó la Presidenta de Costa Rica a agradecerme, a decirme: ‘Qué pilotos los que nos mandó usted, Presidente Santos, ojalá pudieran quedarse aquí en Costa Rica’.

Esa es nuestra Fuerza Aérea, que combate por un lado, pero al mismo tiempo tiene ese corazón grande de ayudar a sus compatriotas, siempre sirviéndole a la patria.

Por eso les deseo a ustedes los subtenientes que hoy se graduaron una carrera llena de éxitos. Sus familiares deben sentirse muy orgullosos. Como debe sentirse muy orgulloso el general Torrado, aquí presente: su hijo obtuvo el primer puesto de la promoción. Ese es un orgullo grande para cualquier padre. Lo felicito, general Torrado, está su hijo hecho de esa buena fibra suya, esa buena fibra de la Fuerza Aérea.

Por eso, queridos subtenientes, miren el futuro con esperanza, miren el futuro con determinación. Ustedes van a llegar muy lejos, porque esos principios y esos valores que les inculcaron en este proceso de entrenamiento para graduarse de subtenientes, es algo que le queda a uno toda la vida. Esa educación militar no se le olvida a uno. Ese orden cerrado donde les enseñan a marchar, se mantiene hasta el último día de nuestras vidas.

Los felicito de todo corazón a todos los miembros de la Fuerza Aérea, a todos los soldados del aire, a todos los suboficiales y oficiales. Nos sentimos los colombianos y me siento, como Presidente de la República, muy orgulloso de nuestra gloriosa Fuerza Aérea Colombiana.

Muchas gracias”.

 
Presidencia de la República de Colombia

Evaluación del Gobierno

Contratación

Servicios al Ciudadano

Páginas Web Presidencia

Nuestra Entidad

  • gobierno en linea
  • PUC
  • Casa de Nariño para Niños
  • presidencia 2002-2006 2006-2010

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá, Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300
Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666 - Última actualización: 10/12/2010 18:17