Omitir vínculos de navegación
2010
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
NOTICIAS
2014
2013
2012
2011
2010
SALA DE PRENSA
NOTICIAS
FOTOS
AUDIOS
VIDEOS
DISCURSOS
D L M M J V S
  1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31
Sistema Informativo del Gobierno
SIG
Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la ceremonia de ascensos a subtenientes y generales del Ejército Nacional

Bogotá, 10 dic (SIG). “Qué bueno estar aquí como Presidente de la República en esta histórica Escuela, asistiendo por primera vez al ascenso de nuestros generales y al ascenso a subtenientes de nuestros alféreces.

Qué bueno haber podido marchar en este campo de parada. Qué bueno poder constatar que la cúpula militar y el Ministro de Defensa no necesitan pulirse en orden cerrado y que han seguido el ejemplo de esos alféreces, de saber marchar al pie de la letra.

Asistimos hoy a unas ceremonias de gran importancia. En primer lugar, me honró muchísimo como Presidente de la República colocarle los cuatro soles al general Matamoros y al general Navas.

Estos dos generales de la República le han prestado un inmenso servicio a la patria. Estos dos generales de la República son orgullo del Ejército Nacional, de las Fuerzas Armadas y del país.

Se merecen esos cuatro soles. Y seguirán trabajando por su patria con esa dedicación, ese esmero y esa integridad que los ha caracterizado durante toda su vida militar.

También me complació mucho colocarles otro sol a los mayores generales y un sol a 11 coroneles que ascendieron a generales y que pueden hoy decir que llegaron a ese nivel al que todo militar aspira a llegar, que es un gran honor. Sus familias y ellos mismos deben sentir un gran orgullo al poder decir que llegaron a ser generales de la República.

Esta Escuela ha sido semillero de grandes colombianos. En sus años de historia se han graduado 34.280 colombianos que enriquecieron la sociedad colombiana, que enriquecieron la patria colombiana.

Porque aquí en esta Escuela se formaron como militares, adquirieron una educación especial y adquirieron unos principios y unos valores que nunca se olvidan.

Esta Escuela Militar José María Córdova ha producido lo mejor de nuestra patria. Todos los generales aquí presentes, en servicio activo y en retiro, pueden dar fe de ello. Y el pueblo colombiano también da fe de ese hecho.

Por eso también me complace mucho haber podido asistir a la ceremonia de ascenso de los alféreces a subtenientes: 402 nuevos subtenientes del Ejército Nacional.

Ustedes comienzan su carrera de oficiales. Pasaron por unos años de formación que nunca olvidarán. Como yo nunca olvidé mis años en la Escuela Naval de Cadetes.

De estos 402 nuevos subtenientes, algunos de ustedes caerán en combate. Algunos de ustedes harán el sacrificio máximo. Algunos de ustedes se retirarán a la vida civil en el transcurso de su carrera. Y otros llegarán a ser generales de la República.

Pero ninguno podrá mirar para atrás sin decir lo orgullosos que se sienten de haber portado el uniforme de la patria: el mayor honor que puede tener cualquier colombiano. De haber portado el uniforme de nuestras Fuerzas Armadas, con orgullo, con valentía, con coraje, defendiendo la soberanía de Colombia, defendiendo la seguridad de sus compatriotas.

Es una carrera llena de sacrificios. Es una carrera dura. Pero una carrera llena también de satisfacciones, llena de gloria y una carrera de gran responsabilidad. Porque gracias a la labor de ustedes, de todos los miembros de Ejército Nacional, de todos los miembros de nuestras Fuerzas Armadas, el país puede hoy mirar el futuro con más esperanza.

Gracias a la labor de ustedes y de todas las Fuerzas Armadas, hoy Colombia es vista como una democracia vibrante que ha despegado hacia el desarrollo. Orgullo no solamente de los colombianos sino del mundo entero.

Estuvimos con el general Gustavo Matamoros, con el general Óscar Naranjo, de la Policía, el lunes pasado, en Nueva York, en Naciones Unidas. Y allá, en una entrevista, el Fiscal General de la Corte Penal Internacional dijo que Colombia estaba pasando de ser la niña mala a ser la niña buena ante los ojos del mundo. Y eso se le debe a la labor de nuestras Fuerzas Armadas, de ustedes, del Ejército de Colombia.

Qué orgullo sentí como Presidente de la República de estar acompañado del general Matamoros, en esa reunión tan importante para nuestra Patria.

Y qué orgullo el reconocimiento que todos los días le hacen los colombianos a nuestras Fuerzas Militares, a nuestra Policía. No en vano en todas las encuestas siempre salen nuestras Fuerzas Militares como las instituciones más apreciadas por los colombianos.

Eso se debe a la gran labor que han venido desempeñando a través de toda su historia esos casi 35 mil oficiales que salieron de esta Escuela. A los miles y miles de suboficiales y soldados de tierra, mar y aire que han luchado por la democracia, por la libertad y por el desarrollo de sus compatriotas.

En este último año han continuado cosechando frutos. La lista es extensa. Solamente voy a mencionar algunos de esos éxitos. Se han logrado desmovilizar en lo que va corrido del año 2.346 personas pertenecientes a los grupos ilegales. Se han capturado 1.953. Han sido abatidos 503. Se ha incautado una cantidad récord de droga. Se han destruido 2.490 laboratorios.

Se ha reducido la criminalidad en casi todas sus fases, pero también ha sido a costa de un alto sacrificio. En lo que va corrido del año han caído 304 miembros del Ejército y han sido heridos 802. Son 304 héroes de la patria que ofrecieron su vida para que el resto de los colombianos podamos vivir tranquilos y podamos vivir en paz.

Nos duele enormemente ese sacrificio. Mi corazón está con todas las familias de estos héroes. Héroes que nos inspiran y que los deben inspirar a ustedes a seguir adelante hasta lograr esa paz total que añoramos todos los colombianos.

Se han hecho operaciones extraordinarias, aplaudidas por el mundo entero. En este año se hizo la ‘Operación Fortaleza’ 1 y 2. La ‘Operación Camaleón’, donde se rescataron a los secuestrados. Les sacamos de la entraña de esa organización terrorista a los secuestrados que tenían torturados durante tanto tiempo. Al igual que con la ‘Operación Jaque’.

Se hizo la ‘Operación Némesis’, donde no sabemos todavía qué paso con el bandido de ‘Fabián Ramírez’, quien semanas antes había ejecutado a su propio hermano. Presumimos, por la información que tenemos, que cayó abatido en esa operación. Y por supuesto, la ‘Operación Sodoma’, donde se dio de baja a ese símbolo del terror: el ‘Mono Jojoy’.

En todas esas operaciones nuestro Ejército Nacional ha estado presente, ofreciendo su pecho, ofreciendo su valentía y su coraje, en pro de la paz del resto de los colombianos.

¡Qué orgullo como Presidente tener semejante Ejército y tener semejantes Fuerzas Armadas!

En estos últimos meses nos apareció otro enemigo: el invierno, que está causando estragos a lo largo y ancho de nuestro país. Nunca antes habíamos tenido un invierno de esta naturaleza. Nunca antes habíamos tenido tantos colombianos damnificados.

Hoy ya tenemos más de un millón 700 mil. Se calcula que serán más de dos millones de colombianos. Algunos habrán perdido todo. Otros habrán perdido parte de su propio ser, de sus posesiones, de sus cultivos, por causa de estas inundaciones.

Pero así como el Ejército Nacional se crece en la adversidad, como ustedes, subtenientes, se van a crecer en la adversidad, porque así les enseñaron en esta Escuela, el resto de los colombianos también nos vamos a crecer en estos momentos difíciles.

Ustedes en el Ejército ya están dando ejemplo y demostración de solidaridad. Anoche, cuando hablaba con los gobernadores, todos sin excepción agradecían el papel de nuestras Fuerzas Armadas, el papel de nuestro Ejército en este episodio tan trágico para nuestra historia.

A donde vamos, allá está el Ejército presente, ayudando con todo lo que está a su alcance al resto de los compatriotas, para minimizar el sufrimiento y detener la tragedia, para que no siga avanzando en la forma tan cruel como ha venido avanzando en estos últimos meses.

Le decía al general Segura que los ingenieros militares están jugando un papel muy importante, y pueden jugar un papel todavía más importante, en este proceso de rehabilitar las zonas que han sido destruidas y de reconstruir lo que el invierno ha destruido.

Esa mano amiga de las Fuerzas Militares, del Ejército, siempre presente en los momentos de angustia, es lo que los colombianos agradecemos de todo corazón.

Por eso esta institución está en lo más alto del curubito, en el aprecio, en la admiración de los colombianos. Y ya no solamente de los colombianos, sino del mundo entero.

Porque me decía el Fiscal Luis Moreno: ‘Ustedes ya pueden convertirse en país ejemplo’. Y me lo decía el Secretario General de Naciones Unidas: ‘Ustedes pueden convertirse en un país ejemplo que, a base de tesón, de templanza y de coraje, voltearon 180 grados la situación de su país y hoy están siendo señalados como un país ejemplo ante el mundo’. Y eso se debe a ustedes, a las Fuerzas Militares, a nuestro Ejército.

Por eso me complace tanto haber venido hoy, por primera vez como Presidente, a este ascenso de los generales y a este ascenso de los subtenientes.

Veo al subteniente que sacó el primer puesto: el subteniente Trujillo. Veo aquí a su madre, orgullosa. Oriundo del Huila. Portando la Bandera Nacional. Ese es el ejemplo de los buenos colombianos.

Veía a los nuevos subtenientes con la Medalla Rosillo. Eso equivale al alumno distinguido de la Escuela Naval. Qué orgullosos se deben sentir todos los familiares de estos subtenientes que hoy inician su carrera como oficiales de nuestro gran Ejército Nacional.

Muchas felicitaciones, subteniente Trujillo, y muchas felicitaciones a los 402 subtenientes que hoy se han graduado.

Ustedes son orgullo de la patria. Nos sentimos los colombianos todos, comenzando por su Presidente, orgullosos de ustedes también. Les deseamos lo mejor en su carrera. Y solamente les aconsejo que no olviden lo que aquí aprendieron: esos principios y esos valores que inspiran a nuestro Ejército.

Esos principios y esos valores servirán de mapa y de brújula en momentos de dificultades. Y estoy seguro de que si siguen esos principios y esos valores, obtendrán ese éxito que todos y cada uno de ustedes tienen en su cabeza, y que todos y cada uno de ustedes le darán a Colombia.

Que Dios los bendiga y muchas gracias”.

 
Presidencia de la República de Colombia

Evaluación del Gobierno

Contratación

Servicios al Ciudadano

Páginas Web Presidencia

Nuestra Entidad

  • gobierno en linea
  • PUC
  • Casa de Nariño para Niños
  • presidencia 2002-2006 2006-2010

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá, Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300
Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666 - Última actualización: 10/12/2010 14:26