Este es el sitio de la Presidencia 2010 - 2014 - última actualización 7 de agosto de 2014
Omitir vínculos de navegación
2010
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
NOTICIAS
2014
2013
2012
2011
2010
SALA DE PRENSA
NOTICIAS
FOTOS
AUDIOS
VIDEOS
DISCURSOS
D L M M J V S
  1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31
Sistema Informativo del Gobierno
SIG
Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante la entrega del Premio Nacional de Alta Gerencia 2010

Bogotá, 2 dic (SIG). “Cómo me alegra este acto, esta décima entrega del Premio Nacional de Alta Gerencia, que constituye un reconocimiento a las entidades y los servidores públicos que han demostrado experiencias exitosas en sus diferentes modelos de gestión.

Como ustedes saben, siempre he sido un convencido de la inmensa importancia de una buena gestión pública. Inclusive fundé una organización que creamos desde el año 94, llamada la Fundación Buen Gobierno.

Y quiero felicitar a Elizabeth Rodríguez, la Directora del Departamento Administrativo de la Función Pública, por su labor al frente de esta institución y por la organización de este Premio.

En los dos años desde que fue nombrada por el presidente Uribe, Elizabeth ha logrado muchos avances en materia de Buen Gobierno y de administración pública.

También quiero felicitar a los ganadores por sus éxitos, por sus premios.

Ya los mencionamos: en la categoría municipal, al Alcalde de Rionegro, a quien conozco hace ya algún tiempo, le he seguido sus pasos, y se ha convertido en un verdadero modelo para los gobiernos municipales de todo el país.

El muy merecido ganador en la categoría de capital de departamento, por poner la ‘Casa en Orden’ y por lograr la estabilidad financiera: el Alcalde de Barranquilla, la Alcaldía de Barranquilla. Muchas felicitaciones porque han hecho una labor realmente importante.

Y por supuesto, en la categoría nacional, a la Fuerza Aérea, a la Corporación de la Industria Aeronáutica de Colombia, un caso que conocí muy de cerca cuando fui Ministro de Defensa.

A través de un Convenio con la Fuerza Aérea, esta organización –me consta mucho– ha logrado importantes proyectos de innovación en muchos frentes, y sobre todo ha fortalecido la capacidad de nuestra Fuerza Aérea y de nuestra industria aérea en todo el país.

También quiero felicitar a todos los que se postularon. Como lo dijo Elizabeth, creo batimos récord: más de 200 entidades se postularon para este premio.

Y eso significa, cuando uno se postula, que tiene una verdadera vocación de servicio, de Buen Gobierno y de excelencia en el servicio, lo cual nos complace muchísimo.

Todo son modelos y ejemplos de Buen Gobierno para el resto de la administración pública.

Y por supuesto, quiero agradecer muy especialmente, como aquí ya se ha dicho, a todos los que entregaron un tiempo muy valioso, y mucho tiempo, para servir de evaluadores, de jurados en este Premio.


Todas las personas que están aquí como jurados son personas de gran importancia en el contexto nacional, cada uno en sus actividades. Apreciamos muy especialmente este esfuerzo que han hecho.

Tengan la seguridad de que es un tiempo muy bien invertido, porque todo lo que hagamos para mejorar la administración pública es algo que se traduce directamente en un mejor Estado. Y un mejor Estado quiere decir una mejor sociedad. Muchas gracias a todos ustedes.

El Buen Gobierno ha sido desde el principio una de mis prioridades. Creamos la Alta Consejería para el Buen Gobierno, en cabeza de María Lorena Gutiérrez, a quien sonsacamos de la Universidad de los Andes.

El Rector de la Universidad no deja de reclamarme porque me le llevé a su decana estrella. Pero yo le digo al doctor Angulo que este es un servicio a la patria, una buena causa. Y creo que ya estamos, en tan corto tiempo, viendo los resultados.

Ella es la encargada de imprimirle este concepto tan importante a las entidades públicas, de buscar un proceso de mejoramiento continuo en el funcionamiento de nuestro Estado.

Una Gestión Pública Efectiva debe estar orientada a resultados, a innovar y a desarrollar iniciativas de eficiencia, como es la racionalización de trámites al interior de las entidades, los servicios compartidos, un mejor control interno, un mejor uso de la tecnología.

Me acuerdo cuando María Helena me dijo algo de sentido común, pero que poco se había puesto en marcha aquí en la administración pública.

Me decía: cuando uno habla de la lucha contra los trámites, de simplificar los procesos, siempre se habla de la relación entre el ciudadano y el Estado. Pero al ciudadano lo que realmente le interesa es que el Estado dentro del Estado funcione bien.

Porque cuando uno va a una ventanilla y le dicen: ‘Vuelva dentro 15 días’, y vuelve a los 15 días y le dicen: ‘Vuelva dentro de un mes’, eso quiere decir que el Estado dentro del Estado no funciona.

Por eso me complace mucho que el Premio del año entrante tenga este elemento incorporado. Porque ustedes verán que si nos concentramos en ese aspecto, los resultados se van a ver muy rápidamente.

Porque ya están sobrediagnosticados los trámites del ciudadano con el Estado, pero muy poco analizados los trámites dentro del propio Estado.

La innovación gubernamental implica entonces una mirada al futuro, para crear un nuevo modelo de gestión, un nuevo modelo de administración de las entidades.

Y no es innovar por innovar sino generar valor agregado. Así como en las empresas se le agrega valor al producto, aquí se le agrega valor al servicio público y al servicio hacia el ciudadano.

Esto también implica alinear los incentivos hacia los propósitos que nos ponemos los servidores públicos, que se pone el Gobierno.

Pero la gente se pregunta: bueno, pero, ¿qué es el fondo Buen Gobierno?

Nosotros entendemos por Buen Gobierno la capacidad del Estado de mejorar permanentemente su gestión, sus espacios de participación, su interlocución con la sociedad.

Es una actitud, es una filosofía de trabajo, y sobre todo de trabajo en equipo, que diría que se basa en cinco puntos, cinco pilares.

El primero, muy elemental pero muy importante, el uso eficiente de los recursos.

Esto es fundamental porque toca un tema muy sensible: la confianza de los ciudadanos en los servidores públicos, en los funcionarios.

Los ciudadanos confían en que vamos a hacer buen uso de los recursos públicos, que son limitados y muchas veces insuficientes para las inmensas responsabilidades que tenemos. Si hay esa confianza, el Estado funciona mejor.

Yo les he dicho a todos los Ministros, y quiero extenderle el llamado a todos los funcionarios: debemos ser eficientes, muy eficientes, en el uso de los recursos, asignándolos a tareas prioritarias y de alto impacto, siendo creativos en buscar soluciones que antes no se hayan encontrado, en pensar lo impensable, en materia de ser efectivos en el uso de los recursos: hacer más con menos.

Si nos ponemos esa tarea: tratar de que la platica rinda, si asumimos esa actitud, vamos a dar un paso muy importante.

Porque no nos digamos mentiras: el Estado se ha caracterizado es por su ineficiencia y por dilapidar los recursos. Que como no son de uno, entonces que el que venga atrás pague. Ese es el peor de todos los caminos, el más costoso y el que genera además más corrupción.

Un ejemplo de esta actitud, de esta innovación, son las alianzas público – privadas. Siempre funcionan mejor y nos ayudan a lograr las metas de Gobierno.

Porque cuando uno trabaja con el sector privado en forma concertada, en cierta forma se vigilan mutuamente y generalmente el sector privado le imprime una dinámica más ágil al funcionamiento del sector público.

Y queremos en ese sentido que Colombia sea un modelo de la gestión pública y de la alianza público-privada.

Ya hemos tomado varios pasos en esta dirección, y hemos identificado prioridades bastante claras. Porque el arte de gobernar, dentro de las muchas definiciones, también es el arte de priorizar¬¬. Ahí sí, el que mucho abarca, poco aprieta. Si uno tiene prioridades y objetivos concretos, los puede cumplir.

Nuestro Plan de Desarrollo –muy completo y muy extenso–, por ejemplo, tiene tres prioridades muy sencillas, muy elementales, pero muy importantes para la sociedad: más seguridad, menos pobreza y más empleo.

Ese triangulito define todo el Plan de Desarrollo que hemos denominado ‘Prosperidad para Todos’.

Todos los Ministros se alinearán para buscar esos objetivos. Todos los Ministros tendrán unos indicadores de gestión en todas sus acciones, que nos digan cómo están contribuyendo cada una de sus acciones, cada una de sus políticas, a esos tres objetivos fundamentales.

Y vamos a evaluarlos, no solamente en función de indicadores de cada Ministerio –por ejemplo, el Ministerio de Vivienda: cuántas casas ha construido para cumplir la meta del millón de casas–, sino también eso cómo se traduce en la consecución de los objetivos de empleo, de pobreza y de seguridad.

Cada entidad tendrá metas concretas y haremos un proceso permanente de rendición de cuentas. A la doctora María Lorena hoy todos la quieren. No sé si dentro de un año la van a querer ver, porque va a ser muy exigente en el cumplimiento de esos planes.

El segundo pilar del Buen Gobierno es algo también muy elemental pero muy importante: la transparencia y la rendición de cuentas.

Siempre tenemos que recordar que el Estado está es al servicio de los ciudadanos. Somos servidores públicos y estamos al servicio de los ciudadanos, no los ciudadanos al servicio del Estado.

Nuestros jefes son los ciudadanos. Y tenemos siempre que mantener eso en la mente, en nuestra actitud. Porque de lo contrario, si lo interpreta uno al revés, suele suceder lo que es tan común: la soberbia del funcionario, la prepotencia del funcionario. Ese es el peor de todos los modelos para poder ser un buen servidor público.

En la transparencia hay que también hacer énfasis en la calidad de las fuentes de la información. La transparencia se basa en eso: en que los resultados que dé el Gobierno sean creíbles. Y por eso las fuentes de información tienen una importancia muy especial.

Fíjense en los países que tienen sistemas deficientes de información: los mercados no les creen. Eso automáticamente sube el costo de capital, genera todo tipo de problemas.

Por eso la transparencia, la fidelidad de las fuentes de información, y que la gente entienda que lo que dice el Estado o el funcionario es cierto.

Cuando algún funcionario dice: es que el Estado construyó tantas casas o el desempleo es de tanto o la inflación es de tanto, y la gente le cree, eso alimenta inmediatamente las políticas públicas diseñadas a lograr esos objetivos.

Cuando la gente no les cree, dificulta enormemente la labor de los funcionarios.

Hemos nombrado a un nuevo Director del Dane, al doctor Jorge Bustamante, a quien le dije muy claramente: ‘Usted tiene que trabajar mañana, tarde y noche, para mantener e incrementar la credibilidad de los colombianos en el Dane’.

Que todo el mundo sepa que el Dane es una institución que no está al servicio del Gobierno, sino al servicio de los ciudadanos. Y con esa actitud el Dane va a poder ganarse más y más la confianza.

Y también le dije que la información tiene que ser muy oportuna. Porque de poco nos sirve que el Dane publique las cifras de desempleo o de crecimiento económico con meses de retraso, porque ya queda a medio hacer el trabajo de una entidad como el Dane.

Ahí la ciudadanía ejerce una función muy especial de veedora y de constatar que efectivamente lo que está diciendo el Estado es cierto.

Quiero estimular esa función de veeduría por parte de la ciudadanía, para que permanentemente esté ratificando o cuestionando si cree que no es cierto lo que el Gobierno está diciendo.

Porque no hay nada mejor que tener, repito, confianza del público de la ciudadanía, en las cifras. Y nada peor que cuando esa confianza se desvanece.

Colombia es pionera en gobierno en línea en América Latina, con el Plan Vive Digital que lanzamos hace unas semanas, y vamos a trabajar para consolidar el liderazgo en materia de tecnología para el uso de la información y de los trámites.

Tenemos una responsabilidad muy grande con nuestros compatriotas, y en especial también con aquellas personas que no están accediendo por una u otra forma a los servicios del Estado.

Ahí la información y la transparencia también juegan un papel muy importante: que todos los colombianos sepan qué hace el Estado y qué ofrece el Estado.

En estos 18 Acuerdos para la Prosperidad, una constante que ha salido a relucir es la falta de efectividad del Estado de vender lo que el Estado hace y lo que el Estado ofrece. Por ejemplo, si uno tiene unos programas para la población más pobre, pero la población más pobre no se entera de lo que el Estado hace, pues nunca va a poder acceder a ese servicio.

Ahí hay un cuello de botella enorme, donde todos los funcionarios deben hacer un gran esfuerzo de llegarles a todos los rincones de la Patria con información creíble para que la gente acceda, y con información relevante. Esa es una gran tarea.

El tercer punto, el tercer pilar está en la participación ciudadana en todo el proceso de formulación de políticas públicas y de control.

Tenemos que crear una cultura ciudadana cívica, que se interese en la cosa pública, que entienda sus derechos y también cuáles son sus deberes.

La famosa frase de Kennedy cuando en su discurso inaugural decía: ‘No pregunten qué puede hacer el Estado por ustedes, sino ustedes qué pueden hacer por el Estado’. Esa actitud ciudadana contribuye enormemente también a la eficacia del Estado, pero es nuestra responsabilidad, de los funcionarios, estimular esa actitud en la ciudadanía.

Vamos a trabajar para mejorar el Servicio al Ciudadano, en todos los niveles. Y hemos puesto, por ejemplo, ese ejercicio que ha sido exitosísimo: estoy impresionado con la respuesta de la gente a la llamada Urna de Cristal. La lanzamos para que la gente se sienta partícipe, haga sugerencias o haga críticas.

Curiosamente, la Urna de Cristal ha tenido una gran receptividad. Y son más las sugerencias, las propuestas, que las críticas. Estamos gratamente sorprendidos con ese resultado, porque significa que la gente está interesada en participar de una u otra forma en la participación de políticas públicas.

El cuarto pilar del Buen Gobierno es la lucha contra la corrupción. Ya presentamos a consideración del Congreso el Estatuto Anticorrupción.

Un Estatuto bastante completo y agresivo. Algunos lo han criticado porque dicen que es demasiado. Todo lo que esté diseñado para controlar la corrupción en un país como Colombia, es bienvenido.

Ahí estamos introduciendo elementos nuevos en la lucha contra la corrupción. Queremos además que los corruptos paguen sus penas en la cárcel. Que dejen de tener privilegios, como los han tenido hasta ahora, en el sentido de que si llegan a ser condenados se van para sus casas. Que paguen como todos los criminales, porque son criminales.

Los recursos del Estado nos pertenecen a todos los colombianos. Si todos ponen, todos ganan, como en la pirinola de Mockus. Eso es cierto. Pero si uno roba al Estado, todos perdemos, porque el Estado es de todos. Por eso la lucha contra la corrupción debe estar en primera línea.

En los menos de cuatro meses de Gobierno, ya hemos intervenido varias entidades del Estado por denuncias de corrupción.

Y quiero asegurarles que nosotros vamos a continuar permanentemente este proceso e ir luchando contra la corrupción, como les anuncié en la campaña y les he venido anunciando.

Tenemos un grupo élite. Me reunido con el Procurador, con la Contralora, ahora con la nueva Fiscal, y vamos a escoger sectores donde sabemos, todos sabemos, todos ustedes aquí presentes saben dónde está concentrada la corrupción. Y vamos a caerles con todo lo que tenemos a nuestro alcance, para que este flagelo lo vayamos eliminando.

Y por último, vamos a avanzar en un tema fundamental, que lo mencionó Elizabeth, que para nosotros es muy importante: la vocación del servicio público.

Tenemos que hacer que la carrera administrativa pública una carrera más atractiva, para que podamos vincular a los mejores profesionales, para que la mejor gente se vincule al Estado. Porque para una sociedad, cuando la mejor gente se vincula al Estado, esa es la mejor garantía de que esa sociedad va a progresar.

Yo decía, en una discusión que teníamos hace algún tiempo sobre el desempeño de diferentes países: ¿por qué países como Argentina, que era un país más rico que Italia, más rico que España, que era un país desarrollado a comienzos del siglo pasado, se fue quedando atrás y llegó a una crisis?

Porque despreciaron la importancia de la cosa pública y les dejaron a los mediocres el manejo del Estado. Y las élites consideraron que ingresar al Estado, ser servidor público, era algo que no valía la pena, que era una especie de puesto de segunda. Y miren lo que le pasó a Argentina. Espero que eso se esté recuperando.

Por el contrario, en un país como Singapur, que se convirtió en el modelo en el mundo entero de Buen Gobierno, todo el mundo lo que quiere es entrar a hacer parte del Gobierno.

Entonces hacer atractiva la carrera en el Estado es fundamental. Tenemos que cambiar el estatus social, el prestigio. Así como tenemos que cambiarle el estatus a las carreras técnicas.

Nosotros tenemos un déficit de carreras técnicas en la educación superior. ¿Y cuál es el problema o parte del problema? Que uno llega donde un bachiller y le dice: ¿Usted qué quiere estudiar? Y responde que quiere ser abogado o ser economista. ¿Y por qué no estudia esta carrera técnica? No, porque eso como que no está bien visto. Así esa carrera técnica pague más. Porque hoy está pagando mucho más que muchas de las carreras profesionales tradicionales.

Parte de nuestro esfuerzo ahora es elevar el estatus a las carreras técnicas, para que los jóvenes estudien carreras técnicas. El país los necesita y con gran urgencia.

Lo mismo tenemos que hacer para atraer buena gente al sector público. Sé que los sueldos no son los mejores. Competir con las empresas privadas es muy difícil. Hay personas que realmente tienen vocación de servicio público. En este Gobierno hemos tenido varias que han hecho un gran esfuerzo, un gran sacrificio, de venir a servirle al país. Y les pregunto: ¿Se arrepienten? Y lo lindo es oír que no.

Un ejemplo que es conocido: la Ministra de Educación estaba en una posición que le pagaba cinco o seis veces lo que está ganando. Y se vino de Ministra de Educación. No es el dinero. No he visto a una persona más contenta en un puesto que a la Ministra de Educación, porque siente eso que ojalá sintiéramos todos los colombianos: lo agradable y lo importante que es servirle al país. El servicio público.

Por eso el servicio público no debería ser una segunda opción para un joven. Debe ser la primera. Los entrenamos y de pronto se los damos al sector privado después. Hoy es a la inversa: rogándoles que nos presten un buen gerente para hacer una tarea aquí o allá.

Hay un ejemplo que utilizo mucho que es el francés. Allá hay una universidad, la Escuela Nacional de Administración, que ha sido la universidad más prestigiosa.

Esta mañana estábamos en la Universidad de Los Andes haciendo un taller en la Escuela de Buen Gobierno de la Universidad de Los Andes.

Yo le decía al doctor Carlos Caballero, que es el decano: Ojalá que esta se convirtiera en la facultad más prestigiosa de la Universidad, porque ahí podríamos encontrar un semillero de muy buenos funcionarios hacia el futuro. Ojalá todas las universidades que sigan ese ejemplo puedan ser exitosas, porque ese sería un gran paso para el país.

En los últimos años hemos avanzado hacia un sistema de meritocracia, pero tenemos que seguirlo reforzando. Todavía hay demasiada presión por el puesto para el amigo, por el puesto para el pariente: que yo trabajé en la campaña, y entonces, por favor, necesito puesto, sin medir las capacidades y la verdadera vocación. Hemos avanzado, pero tenemos que avanzar muchísimo más.

Cuando tengamos una administración pública idónea, el Gobierno y el Estado van a funcionar mucho mejor. Y eso se traduce, como lo decía al principio, en una sociedad también mucho mejor.

Pero, en fin, el Buen Gobierno es responsabilidad de todos. Es el resultado de un trabajo en equipo. Y todos nosotros debemos convertirnos en agentes de Buen Gobierno.

El servicio público es una carrera muy linda, patriótica y de suma importancia para el país. Por ello quiero invitarlos a ser parte de esta gran cruzada, como servidores públicos: que trabajemos por innovar, para ser más eficientes, más eficaces, todos los días, buscando el bien común, el beneficio de nuestros compatriotas. Esa es una causa muy noble.

Los ganadores de los Premios de hoy y todos los que integran el Banco de Éxitos, son un ejemplo de excelencia en la administración pública. Por eso quiero volverlos a felicitar y decirles: ustedes todos son un ejemplo.

Queremos que este Premio de Alta Gerencia se convierta en un instrumento efectivo para seguir exaltando cada vez más las bondades y los pilares del Buen Gobierno.

La administración pública es algo que nos concierne a todos nosotros. El Estado es la herramienta más poderosa para cambiar la sociedad. Y tenemos que hacerlo con más eficiencia y con más eficacia si queremos lograr ese objetivo de Prosperidad para Todos.

Esto depende de nosotros: del Presidente, del Gabinete, de ustedes, funcionarios, y de los ciudadanos. Por eso he dicho, y lo repito hoy: unidos todos logramos los objetivos.

Nos hemos puesto unas metas muy ambiciosas. Algunos me dicen que estamos poniendo la vara demasiado alta. La ciudadanía nos ha creído, las encuestas así lo dicen, no podemos defraudar a esa ciudadanía que ha depositado la confianza en nosotros.

Por eso, con Buen Gobierno, los invito a trabajar cada vez más, con más entusiasmo y con más amor por nuestra querida patria.

Muchas gracias”.

 
Presidencia de la República de Colombia

Evaluación del Gobierno

Contratación

Servicios al Ciudadano

Páginas Web Presidencia

Nuestra Entidad

  • gobierno en linea
  • PUC
  • Casa de Nariño para Niños
  • presidencia 2002-2006 2006-2010

Casa de Nariño: Carrera 8 No.7-26; Edificio Administrativo: Calle 7 No.6-54. Bogotá, Colombia - Conmutador (57 1) 562 9300
Horario de atención: lunes a viernes, 8:00 a.m. a 5:45 p.m. - Línea de quejas y reclamos: 01 8000 913666 - Última actualización: 02/12/2010 22:46